Temas

Lambayeque: Los más buscados de “La hermandad del norte”

Aún se encuentran prófugos de la justicia 17 miembros de las organizaciones delictivas. Entre ellos el empresario Carlos Roncal Miñano

Lambayeque: Los más buscados de “La hermandad del norte”

Lambayeque: Los más buscados de “La hermandad del norte”

06 de Noviembre del 2016 - 09:00 » Textos: Perla Polo Salés » Fotos: Correo

La Fiscalía Especializada Contra el Crimen Organizado (Fecor) y la Policía de diversas unidades de la Dirtepol Lambayeque trabajan arduamente para determinar la ubicación y captura de los aún prófugos de la justicia.

Actualmente faltan detener a 17 miembros de las organizaciones criminales “La hermandad del Norte” y “Los empresarios del norte”. Lideradas por los hermanos Sánchez Coronel y el expolicía “Caco” o “Jhon caco”, respectivamente.

LISTA. Entre ellos se encuentran el empresario Carlos Roncal Miñano (57) (a) “carlitos”.

Mediante el expediente N° 5972-2016-1706-JR-PE-06, se le imputa de ser uno de los instigadores, junto a su hermano Samuel Roncal (a) “David” (detenido), para asesinar al funcionario de la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria - SUNAT, Luis Roberto Cieza Herrera.

El documento señala que la acción criminal fue programada por intermedio de Alexander Siesquén Sampén (a) “Cojo” y ejecutada por los cabecillas y sicarios de la organización criminal “La hermandad del norte”. Esta investigación ha sido corroborada con la versión del testigo clave N° 15012016 y 201603.

Además, el crimen fue muy bien remunerado aseguró el colaborador eficaz FPCLL 27042016.

A Epifanio Justo Sánchez Coronel (34) o Mario Sánchez Castro (38) (a) “Mario” o “Baldao”, se le atribuye de ser uno de los cabecillas de la red delictiva “La hermandad del norte”, junto a sus hermanos Hernán y Santos Hermes Sánchez.

Ellos de manera conjunta y corporativa tomaban las decisiones para ejecutar cualquier acto delictivo.

Entre sus crímenes también está haber ordenando el asesinato del funcionario de la Sunat.

Dispuso el asesinato dándole indicaciones a David Ángel Guerrero Rodríguez (a) “Ñoño”, para que se reúna con Wilson Alberto Huamán Serván (a) “charapo” y Alexander Siesquén Sampén (a) “cojo”. Este último era trabajador dependiente de los hermanos Roncal Miñano. Ellos iban a indicar a las personas que serían los sicarios.

También se le acusa a Epifanio Sánchez de dirigir el asesinato de Teodosia Vásquez Flores. Para la ejecución del crimen dio la orden a sus hombres de confianza Alejandro Goicochea Vega (a) “coya” y a David Ángel Guerrero Rodríguez (a) “ñoño”.

Se le atribuye en el homicidio en el grado de tentativa en agravio de Tito Hugo Arteta Alania, dándole la orden a Guerrero Rodríguez.

Asimismo extorsionó a María Vilma Fernández Montoya (38), dueña de una ferretería en el distrito de La Victoria. A ella le robaron dos volquetes, uno lo desmantelaron y lo vendieron en partes, mientras que por el otro le exigieron 20 mil soles para devolvérselo intacto. No contento con ello, también le robaron mercadería por 50 mil soles.

Los atracos lo realizaron “ñoño”, “coya”, Fredy Miguel Mejía Vega (a) “FM” o “chuseao”, u otros, luego le exigieron pagar 500 soles de forma mensual, para ello los hermanos Sánchez Coronel ordenaron a Ayrton Usñahua García, dejar un sobre conteniendo una dinamita y un escrito extorsivo en su casa.

MÁS PRÓFUGOS. Asimismo están no habidos Santos Hermes Sánchez Coronel (49) (a) “ñato”, quien también es uno de los cabecillas que, de manera conjunta y corporativa con sus hermanos tomaban las decisiones para ejecutar cualquier acto delictivo, como los antes mencionados.

Alexander Siesquén Sampén (46) (a) “cojo” o “ingeniero Alex”. Su participación fue ser intermediario entre los empresarios Roncal Miñano y los hermanos Sánchez Coronel, para el asesinato del auditor de Sunat.

Entregó la ficha Reniec a los sicarios, pues primero lo hizo a Ushuñahua, quien falló en el atentado. Luego se contactó con “ñoño” para que le consiga sicarios y eliminen a la víctima, también le quedó mal debido a que fue recluido en el penal de Chiclayo.

Es por ello que “ñoño” posteriormente pidió apoyo a Jhon Díaz Ponce, quien ordenó a Joseph Jack Salazar Silva (a) “periquito” realice el crimen. Pero este, al enterarse que el “cojo” había recibido una camioneta por parte de los Roncal, se molestó y amenazó con matar a Siesquén Sampén si es que no le entregaban más dinero por el “encargo”.

Joseph Jack Salazar Silva (a) “periquito”, quien también es buscado por la justicia, es el sicario que mató a Cieza Herrera . Para ello, Jhony Larraín Santillán (a) “chacalón” le proporcionó el revólver y casco para moto.

Luego del crimen se dirigieron a la casa de Larraín y se repartieron el dinero del acto delictivo, pero “periquito” se enteró que por esa muerte le habían regalado una camioneta a Siesquén Sampén conocido como “cojo”, se molestó y exigió más dinero o de lo contrario mataría al trabajador de Roncal a quien le obsequiaron el vehículo por contactar a los asesinos.

Fulgencio Rivera Maza (34) (a) “zurdo”, sería el coautor del sicariato al funcionario. Fue quien condujo la motocicleta con placa de rodaje falsa, en donde trasladó al asesino a sueldo, Salazar Silva, luego de los hechos lo sacó del lugar del crimen y lo puso a buen recaudo.

Posteriormente abandonó el vehículo menor en la urbanización Jardines de Santa Rosa, haciendo ambos transbordo en el automóvil de Humberto Aniceto Correa, quien los condujo hasta el pueblo joven Cruz del Perdón de Chiclayo.

El prófugo Heráclides Antonio Arenas Delgado (65) (a) “contador”, es quien se ofreció como intermediario entre los hermanos Roncal Miñano y su víctima, para ofrecerle dinero y así los deje de fiscalizar.

Wilson Alberto Huamán Serván (41) (a) “charapo”, fue el nexo entre los integrantes de la organización criminal con los hermanos Roncal y también fue quien mostró la ubicación de la vivienda del auditor y entregó la ficha Reniec a los sicarios.

José Alberto Zambrano Huamán (39) (a) “negro Zambrano”, quien también está como no habido, se le atribuye de ser uno de los cabecillas de “Los empresarios del norte” junto a “Caco” o “Jhon caco”.

A él, junto a otros secuaces, se les acusa del delito de extorsión a los promotores de la agrupación musical “Matices”. Exigían entre S/. 30,000 y S/. 15,000.

Participó en el homicidio calificado en agravio de Fermín Cruz Horna (a) “cuy” y su menor hija de tres meses de nacida. Otro de los delitos es que extorsionaba a los taxistas para devolverles los vehículos que robaba.

Javier Concepción Gil Contreras (a) “pelao”, “cachaco” o “pocho”, era el encargado de coordinar las extorsiones con los cabecilla de “Los empresarios del norte” .

Del mismo modo, habría participado en la muerte del ”cuy” y su pequeña hija.

Cela Vásquez Cabrera (42) (a) “vieja Cela”, es la esposa de Epifanio Sánchez Coronel. Ella está inmersa en el delito de asociación ilícita para delinquir, debido que era la encargada de cobrar los cupos de extorsión bajo el supuesto chalequeo de los automóviles que utilizan las farolas o sticker de la empresa taxi “Ilucán I y II”.

“Vieja Cela” habría recibido S/. 10,000 como pago por el asesinato de Teodosia Flores Vásquez.

Jhon Edward Díaz Ponce (39) (a) “caco” o “Jhon caco”, cabecilla de “Los empresarios del norte” junto al “negro Zambrano”. Ambos ordenaron al sicario Alexander Salas Velásquez (a) “loquillo” asesinar a Santos Teobaldo Hernández Longa (58). También dirigieron el asesinato de Nelson Torres Mera (31), cuyo asesino fue Harold Timoteo Guevara (a) “mellizo”.

E igual forma las muertes del “cuy” y de Cieza Herrera, entre otros delitos.

Yelesthin Juan Sánchez Tello (24) (a) “Yelistin”, implicado en el delito contra la fe pública - falsificación de documentos, debido que registra doble identidad en Reniec.

Este individuo gestionó y facilitó la línea telefónica N° 943809865, a su padre Hernán Sánchez para realizar las coordinaciones con los sicarios que ultimaron al empresario Sotero Santa Cruz Cabanillas (69).

Segundo Honorato Torres Quevedo (40) (a) “coche”, es quien habría ordenado el crimen del dirigente de construcción civil Jesús Manuel Gallardo Molina, esto debido que se apoderó del dinero recaudado de una pollada. También por haberse quedado con el dinero de la venta de lotes de la invasión Consuelo Díaz de Casiano en el distrito de Picsi. Otro de los delitos es el marcaje y reglaje a la víctima.

Walter Alberto Rodas Gallardo (a) “Diablo” o “demonio”, fue el intermediario entre los instigadores y los delincuentes, para asesinar a Lita García Flores.

Finalmente Alfredo Mauricio Coro Arbildo (a) “Alfre”, era quien se contactaba con los sicarios de otras ciudades y traerlos a Chiclayo.

Lo más leído