Temas

Lambayeque: Pistas y veredas dañadas, y S/ 22 mlls. de pérdida en el sector Agricultura

Panorama regional es catastrófico, sobre todo en la provincia de Lambayeque, donde las lluvias continúan. El presidente de la Federación Médica denuncia desabastecimiento de medicinas, insumos y galenos, y le exige a la ministra de Salud que se instale en el norte por el tiempo que dure el estado de emergencia

Lambayeque: Pistas y veredas dañadas, y S/ 22 mlls. de pérdida en el sector Agricultura

Lambayeque: Pistas y veredas dañadas, y S/ 22 mlls. de pérdida en el sector Agricultura

18 de Marzo del 2017 - 09:00 » Textos: Lester Solis » Fotos: Correo

Difícil momento. La crisis en la región Lambayeque se agudiza día a día producto de los estragos de las fuertes lluvias, desbordes de ríos y las precipitaciones que no paran en esta parte del país.

En la ciudad de Chiclayo, la capital de región y la ciudad más importante de esta, la situación se complica con el tema del transporte vehicular, el cual sufre en gran dimensión los aniegos en las pistas y los enormes huecos que se han formado.

Un panorama similar se vive en la provincia de Lambayeque, hasta el momento la más golpeada por este fenómeno natural, donde sus carreteras son las más afectadas, al igual que sus centros médicos.

EN CHICLAYO. Justamente para graficar técnicamente la situación de las pistas y veredas en la gran metrópoli chiclayana, Correo conversó con el arquitecto Javier Llorach Paredes, quien dio un claro diagnóstico.

“La situación es crítica, bastante crítica. Las pistas están sufriendo las consecuencias de los desagües cuyas aguas están sepultándolas y dañando las capas asfálticas como las de concreto; los huecos empiezan aparecer como consecuencia de un exceso de agua sobre pistas que no estaban preparadas para estos niveles de inundación, a parte del trabajo de parchado mal hecho anteriormente desnuda tanto la ineficiencia de desagües colapsados como trabajos de la propia vía que de pronto no han tenido el tratamiento correcto”, explica Llorach.

Para el representante del Colegio de Arquitectos de Lambayeque ante la Asamblea Nacional, lo más urgente es insistir con nuestras autoridades con el tema del saneamiento básico.

“Si después de las lluvias solo vas parchar sería un dinero perdido. Sugiero reparchar avenidas importantes, las que mueven el transporte principal y exigir que se cambien las redes de saneamiento en todas las calles donde los proyectos estén terminados”, expresó.

Asimismo indicó que como colegio profesional buscan apoyar con la solución técnica. “Es decir, pasada las lluvias deberá empezar el trabajo de planeamiento, así como las labores que corresponden al corto plazo, no todo debe ser recapeo, porque sería pensar que todo está bien y eso es engañarnos”, aseguró.

Por último calcula que en el mejor de los plazos posterior a las lluvias, la reconstrucción urbanística de Chiclayo podría darse en año y medio.

“Pero deberán ser obras de verdad que den solución, porque al corto plazo no justificaría el dinero que de repente se va a perder”, acotó.

En esta línea cabe mencionar que tanto el centro histórico de Chiclayo, como sus principales avenidas de ingreso y salida a esta gran ciudad se han visto muy afectadas, causando enorme congestionamiento vehicular, sobre todo en las horas punta.

EN LAMBAYEQUE. Similar es el cuadro que se vive en la llamada Panamericana Norte Antigua, carretera que une a los distritos de la provincia de Lambayeque que también lleva a Piura.

Aquí uno de los puntos más crítico está en Túcume, donde las aguas de lluvia prácticamente desaparecieron la pista, lo cual hace que el tránsito vehicular se vea interrumpido, causando, en varios casos, accidentes con las unidades de carga pesada.

Kilómetros y minutos más allá la situación se repite en el distrito de Íllimo, donde el desborde del río La Leche afectó a gran parte de la vía.

Igual panorama presentan el resto de pistas que conducen hasta Olmos (frontera con Piura), donde según los últimos reportes las lluvias torrenciales en esta zona no cesan todavía.

ALERTA ROJA. Por su parte, el gerente regional de Salud, Pedro Cruzado Puente, corroboró la alerta roja que la región vive desde los últimos días de enero.

“La alerta es por dos meses y culmina a fines de marzo, pero si hay necesidad de extenderla se hará, dependiendo de cómo las lluvias se sigan dando”, resaltó el funcionario.

Además, la máxima autoridad de Salud en la región afirmó que, de los 178 centros médicos existentes en todo Lambayeque, 18 están inoperativos a raíz del desastre natural que vivimos.

En Chiclayo, el centro médico de San Antonio otra vez volvió a colapsar, así también se instala un módulo de atención en Atusparia donde el desagüe colapsó. El resto de centros médicos afectados se encuentran en la provincia de Lambayeque, en la parte rural, aunque en Túcume tendremos que construir uno nuevo”, sostuvo.

“La situación en la provincia de Lambayeque es bastante crítica, ahí tenemos 7 albergues por atender desde Íllimo hasta Olmos, la cual es una zona endémica de Dengue, cuadros que por ahora están estables”, precisó.

Respecto al daño económico en este sector que habría provocado este fenómeno natural, Pedro Cruzado subrayó que ya vienen trabajando en el consolidado. 

Lo más leído