Temas

Lambayeque: Vecinos hacen huecos para obtener agua a pesar que GRL gastó S/ 20 mills. en obra

Los moradores de estos 12 pueblos jóvenes perforan el suelo hasta la red matriz de donde se abastecen del líquido elemento en condiciones insalubres. Denuncian que Epsel les cobra el “servicio” y habría autorizado para que inmobiliarias lleven conexiones. Funcionarios de la entidad aludida prefieren guardar silencio

Lambayeque: Vecinos hacen huecos para obtener agua a pesar que GRL gastó S/ 20 mills. en obra

Lambayeque: Vecinos hacen huecos para obtener agua a pesar que GRL gastó S/ 20 mills. en obra

17 de Noviembre del 2016 - 09:24 » Textos: Lester Solis » Fotos: Correo

Indignación. Muestran los más de 30 mil pobladores de los 12 pueblos jóvenes que reúne Villa Hermosa en J. L. Ortiz, quienes a pesar que el Estado invirtió más de S/ 20 millones en la obra de saneamiento de su sector, tienen que perforar el suelo para abastecer de agua sus hogares.

Correo volvió a este conglomerado de barrios en el lado este de la ciudad (salida a Ferreñafe), donde constató, junto con el decano del Colegio de Ingenieros de Lambayeque, Carlos Burgos Montenegro, esta y otras irregularidades. Algunas, ya lindan con lo ilícito.

TERRIBLE HISTORIA. El proyecto denominado “Mejoramiento, ampliación e instalación del sistema de agua potable y alcantarillado del cercado y 12 pueblos jóvenes: Villa Hermosa, La Explanada, Milagro de Dios, Javier Castro, Santa Lucía, 4 de Julio, Los Claveles, Nazareno Cautivo, Nuevo Horizonte, San Borja, entre otros”, fue ejecutado por el Gobierno Regional de Lambayeque (GRL).

Para tales efectos, en el año 2011, el GRL fijó como monto contractual de la obra S/ 20 millones 265 mil 542.25, trabajos que se lo encargaron al consorcio IOTA.

A pesar de la millonaria inversión, la obra jamás entró en funcionamiento al 100%, puesto que, desde un principio la población de esta zona solamente recibió, hasta cierto tiempo, 3 horas de agua al día (ahora, según los moradores, no reciben una sola gota).

Esta desesperante situación obligó a los pobladores a perforar aproximadamente 2 metros bajo el suelo en diferentes partes de la zona, hasta dar con la tubería matriz, en donde implementaron un caño, para de ahí abastecerse con el líquido elemento.

“Tenemos que levantarnos a las 2:00 de la madrugada para formar cola en estos huecos con nuestros baldes. Como ve, a veces la presión no es mucha y para llenar un baldecito nos demoramos unas 3 horas en el mejor de los casos”, indicaron indignadas madres de familia.

Unos metros más allá, bajo un abrazador sol encontramos a un anciana en cuclillas junto a varios baldes esperando que un vecino termine de llenar sus recipientes, para ella proceder con su tarea, tal como se muestra en la foto de la página 2.

Unas cuadras más adentro, algunos de estos huecos aparecen en el frontis de las viviendas, en varios casos muy artesanales, otros sofisticados con paredes de ladrillo y escaleras de concreto, pero todos con agua empozada, lo cual los convierte en focos infecciosos.

Cabe mencionar que esta historia se agudizó desde un primer momento, sobre todo cuando el gerente general de la Entidad Prestadora de Servicio de Saneamiento de Lambayeque (Epsel), Néstor Salinas Vásquez (aún en el cargo), declaró a Correo que ya habían recibido la obra, pero que el acta tenía ciertas observaciones.

¿ILÍCITO?. “Al principio nos dieron de beber 6 meses de agua sucia, denunciamos, pero no nos devolvieron ni un sol. Ahora sufrimos por agua, sin embargo, Epsel todos los meses nos cobra un recibo de consumo”, declaró Jesús Concha, presidente de los 12 pueblos jóvenes.

Correo también pudo constatar que el cobro por el supuesto servicio de agua y desagüe en estos sectores oscila entre 15 y 17 soles mensuales.

“Según nos dijeron, que para darle solución a este problema implementaron un nuevo proyecto, al cual solo le faltaba el financiamiento, pero los meses pasan y hasta ahora nadie hace nada, puras palabras”, enfatizó Concha.

Paralelo a este calvario, los vecinos también denuncian que Epsel habría autorizado que, inmobiliarias cercanas a su sector lleven agua desde estas redes.

“No entendemos cómo pueden permitir que privados lleven agua de estas redes, cuando nosotros, que supuestamente somos los beneficiarios originales, no tenemos ni una gota de agua en nuestras casas”, se preguntó Jesús Concha.

EPSEL. Correo buscó, vía imagen institucional de Epsel, la versión de los funcionarios de esta empresa, pero, al parecer, prefirieron el silencio.

Para esto, desde tempranas horas gestionamos con el responsable de esta área (César Ayasta) una entrevista con el gerente general de la entidad, Néstor Salinas, quien, según se nos informó estaba en una reunión en la Municipalidad de Chiclayo.

Horas después insistimos por el diálogo, pero la respuesta fue la misma. Hasta el cierre de esta edición, jamás devolvieron la llamada.

En una entrevista de junio de 2015 respecto a este asunto, Néstor Salinas declaró: “Nosotros recibimos la obra, pero lógicamente esa acta tiene observaciones con el compromiso para que el GRL financie un proyecto que contempla llevar agua directamente al sector; es decir, desde acá, de la planta, hasta Villa Hermosa, ante los pozos que están mal”. 

Pandora Slam

Lo más leído