Temas

​Se pierden 2 mil hectáreas de sembríos a causa de lluvias 

Cultivos de papa, maíz fueron afectados y más de 4 mil comuneros están desamparados

​Se pierden 2 mil hectáreas de sembríos a causa de lluvias 

​Se pierden 2 mil hectáreas de sembríos a causa de lluvias 

13 de Marzo del 2017 - 12:04 » Textos: Lucía Cruz » Fotos: Lucía Cruz

Más de 2 mil hectáreas de sembrío de papa y maíz, se perdió producto de las intensas lluvias, además las bajas temperaturas han provocado la muerte de las crías de vacunos y ovejas, en perjuicio de 800 pobladores de la comunidad campesina de Paucartambo (Pasco).

Perdidas. El presidente de la comunidad, Jesús Tamayo Vidal, refirió que las pérdidas económicas superaría los 30 mil soles. Por ello están solicitando a las autoridades constituirse al lugar afectado para realizar la evaluación de daños y apoyar a los comuneros damnificados.

Paucartambo, es un valle agrícola y ganadero, a consecuencia de las lluvias, se perdieron alrededor de 2 mil hectáreas de cultivos de papa y maíz. “Contamos con 4 mil comuneros, el 50 % se dedica a la agricultura y ganadería, todos ellos se perjudicaron por el factor climatológico. Prácticamente la cosecha se perdió, los comuneros ni siquiera van a recuperar la inversión que hicieron para el sembrío porque sus productos se pudren en la tierra, debido a las intensas lluvias. Las bajas temperaturas también han afectado a los ganaderos con la muerte de las crías de los vacunos y ovejas”, puntualizó.

Por ello el dirigente exhortó a la Dirección Regional de Agricultura, constituirse al lugar, a fin de evaluar los daños y brindar la ayuda necesaria a los comuneros afectados.

“Necesitamos apoyo, el año pasado solicitamos la construcción de cobertizos, pero hasta ahora no se hace nada, esto evitaría la mortandad de los animales. Esperamos la ayuda de las autoridades”, manifestó.

Los sembríos que han logrado salvarse están en riesgo de contraer la enfermedad de la Rancha en sus cultivos de papa. Por ello los comuneros de Paucartambo se encuentran preocupados, pues sus sembríos no están del todo a salvo.