Temas

Hoy inauguran la tienda vivencial "Tejiendo el futuro"

Las tejedoras damnificadas del Bajo Piura promocionarán artesanías a base de paja toquilla en Plaza de la Luna

Hoy inauguran la tienda vivencial "Tejiendo el futuro"

Hoy inauguran la tienda vivencial "Tejiendo el futuro"

05 de Agosto del 2017 - 10:14 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: UDEP

Con el fin de apoyar a las asociaciones de tejedoras de los poblados La Campiña, Pedregal Chico y Narihualá, que fueron damnificadas por las lluvias e inundación generadas por El Niño Costero, el voluntariado de la Universidad de Piura, Alma Tallán, y Plaza de la Luna inaugurarán hoy sábado 5 de agosto, a las 7:00 p.m., la primera tienda vivencial "Tejiendo el futuro".

En este espacio, acondicionado por el centro comercial Plaza de la Luna, las tejedoras expondrán los productos elaborados en base a paja toquilla. Además de adquirir alguno, los visitantes podrán formar parte de los talleres que realizarán, conociendo más de cerca la labor de las artesanas.

A través de la muestra del fotógrafo Miguel Arreátegui, la población podrá conocer la tragedia que vivieron las poblaciones de La Campiña, Pedregal Chico y Narihualá, pero también el esfuerzo para salir adelante. Arreátegui es egresado de la Universidad de Piura, voluntario profesional del Proyecto Alma Tallán, acreditado por el Ministerio de Cultura del Perú y tutor de fotografía del Taller Alma Fotera.

El objetivo de la UDEP y Plaza de la Luna, que llevan adelante esta iniciativa, es contribuir a la posibilidad de que las tejedoras reactiven su economía, así como difundir y revalorar la identidad cultural.

En la ceremonia de apertura, se espera contar con la asistencia de autoridades de la Región y de la Directora de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Cultura, Soledad Mujica, quien ha estado presente en los espacios de promoción de la actividad artesanal del Bajo Piura.

Desde el 2013, Alma Tallán, proyecto ganador del Premio Nacional de Voluntariado 2016, busca mejorar las condiciones de vida de las familias tejedoras mediante la revalorización de sus productos, entre ellos el sombrero de paja toquilla, declarado Patrimonio de la Nación.