Temas

Piura: Las controvertidas firmas del certificado de García

El promotor del colegio San Marcos dice que el documento ha sido adulterado. García anuncia que denunciará la falsificación de documentos

Piura: Las controvertidas firmas del certificado de García

Piura: Las controvertidas firmas del certificado de García

27 de Noviembre del 2016 - 10:27 » Textos: Cinthia Cherres » Fotos: Correo

La congresista fujimorista Maritza García Jiménez atraviesa uno de los momentos más críticos en su trayectoria política. Ha sido denunciada por supuestamente haber presentado información falsa en su hoja de vida durante su postulación al Congreso de la República, y por aparentemente no haber culminado sus estudios secundarios en el colegio CEBA San Marcos de Piura.

Ahora la Fiscalía de Piura, la Universidad Nacional de Piura (UNP), y la Comisión de Ética del Congreso de la República recopilan información sobre los estudios primarios, secundarios y universitarios de García para corroborar si lo consignado por la parlamentaria es verdadero.

En su defensa, García ha enseñado en reiteradas oportunidades el certificado de estudios N° 196731 que -según ella- le avalan sus estudios secundarios cursados en el CEBA San Marcos. Sin embargo, la firma de la directora que certifica dicho documento, Carmen Bruno Seminario, no corresponde a su puño y letra.

Este Diario accedió a varios documentos de 1994 certificados por Bruno Seminario y pudo comprobar que la firma que aparece en el Certificado Oficial de Estudios de García, expedida en julio de 1995, no corresponde a la rúbrica de Bruno Seminario, sino que es parecida a la del promotor del colegio CEBA San Marcos, Fermín Díaz Lobatón.

Al respecto, Díaz Lobatón dijo que el documento presentado por la parlamentaria y que consta en el legajo de la UNP está adulterado.

Según recuerda Díaz, en aquel año la directora Carmen Bruno Seminario ya no laboraba en el colegio, quedando él como director encargado.

“Ese certificado está adulterado. Ese certificado no tiene la firma de la directora y tampoco la mía. Yo firmaba y ponía mi sello de director encargado hasta que un nuevo director asumiera”, precisó.

Por su parte, la congresista aseguró que dicho certificado se lo entregó el promotor del CEBA, Fermín Díaz, y anunció que denunciará la falsificación de toda la documentación que obra en la UNP.

“El certificado me lo entregó el señor Díaz Lobatón antes de ingresar a la universidad. Es una organización delictiva que va a caer. Voy a continuar con la denuncia de corrupción y también denunciaré la falsificación de toda la documentación. A él (Díaz Lobatón) le va a caer la sanción de la Dirección de Educación por las irregularidades”, mencionó.

LA HISTORIA. Este complejo caso se hizo público en setiembre de 2016, cuando los abogados Pedro Zapata Monteza y Carlos Valdez Rojas presentaron una acusación contra la legisladora a nombre del ciudadano Luis Merino Cruz. Dicha documentación sindicaba que García Jiménez declaró ostentar el grado de doctor en Derecho Penal, mientras que según el historial académico de la UNP, ella no concluyó los estudios de dicha especialidad. Asimismo, refirieron que la abogada no culminó su Maestría en Derecho con mención en Derecho Penal, pues le habrían faltado dos cursos. Tras la denuncia, el 21 de octubre, la Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Piura aperturó investigación preliminar para investigar el caso.

No obstante, en respuesta a dicha acusación, la parlamentaria denunció ser víctima de extorsión y chantaje. Es así como la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Piura apertura investigación preliminar al abogado José Alvarado Benel (ex colaborador de García) y al periodista Alejandro Callirgos Rivas Rivas por los presuntos delitos de chantaje y extorsión. Y a Santos Montaño, Valentín Soto Llerena, Luis Merino Cruz, y a Pedro Zapata Monteza por el presunto delito de asociación ilícita para delinquir. En su momento, los denunciados aseguraron no temer a las investigaciones.

Según relata García, todas las acusaciones que se le han imputado obedecen a una presunta mafia que opera en la región.

“Ellos colaboraban conmigo en época de campaña, pero cuando ya no necesité sus servicios decidí dejar de pagarles. Es allí cuando me empiezan a exigir dinero. Ellos querían -y tengo los audios- que firme la solicitud de unos cursos con fecha retroactiva. Si lo hacían me iban a desaforar inmediatamente. Esa era su estrategia. Además, una ciudadana había solicitado información sobre mi legajo universitario y me pareció raro. Qué hubiese pasado si firmaba. Yo iba a firmar mi acta de sentencia. Posteriormente ya salió la denuncia”, contó.

INVESTIGACIONES. Luego que la denuncia se hizo pública, el promotor del colegio CEBA San Marcos, Fermín Díaz Lobatón, aseguró que la congresista no estudió en dicho plantel. Ello ocasionó que la Dirección Regional de Educación de Piura (Drep) emitiera un pronunciamiento al respecto. “En el acta de evaluación del 4to año de educa­ción secundaria del CEBA San Marcos correspondiente a 1987, turno diurno, no aparece registrada la ciudadana Maritza García Jiménez no existiendo en nuestros archivos tampoco el acta del 5to año de Educación Secundaria 1994”, refiere el documento oficial.

Tras perder el respaldo de las entidades competentes, el consejo universitario de la UNP decidió conformar una comisión investigadora para indagar si la documentación entregada por García es verdadera.

Ese día, los funcionarios de dicha casa de estudios aseguraron haberse enterado recientemente del caso. Sin embargo, según el oficio N°290-PROMADE de fecha 20 de julio de 2016, el coordinador de la Maestría en Derecho de la Unidad de Postgrado FDCCP, Dr. Agustín Lapouble Chero, informaba al director de la Escuela de Postgrado de la UNP, Santos Montaño Roalcaba, que la parlamentaria había llevado y aprobado catorce de los dieciséis cursos que exige la curricula de dicha maestría.

Esta semana, la comisión investigadora de la UNP deberá informar los resultados que ha obtenido tras las indagaciones realizadas.

“En el colegio han habido múltiples robos de actas de los años 94 y 95. Es posible que ella esté en alguna de esas actas, pero ese registro debe estar en la DREP. Allá es donde se han perdido. Desde que el colegio fue reconocido enviamos las actas respectivas”, agregó Díaz Lobatón.

En su momento, el rector de la UNP, César Reyes Peña, negó rotundamente que dentro de la institución exista una mafia.

Por su parte, la parlamentaria ha asegurado que no descansará hasta que desbarate la supuesta mafia que existe en la región, y advirtió que no sería la única autoridad que ha sido víctima de extorsión y chantaje por parte de los denunciados.

Lo más leído