Temas

Piura: Las fuertes lluvias siguen dejando en la calle a muchos piuranos

La precipitación pluvial que cayó casi todo el día del sábado y la madrugada de ayer, dejó sin vivienda a los vecinos de Castilla y Morropón e inundó las casas de cientos de pobladores de Sechura y de Parachique. Los damnificados siguen clamando por ayuda para evacuar las aguas que se mezclan con la de los desagües
Piura: Las fuertes lluvias siguen dejando en la calle a muchos piuranos

Piura: Las fuertes lluvias siguen dejando en la calle a muchos piuranos

20 de Marzo del 2017 - 10:52 » Textos: José Chapa » Fotos: Correo

La fuerza de la naturaleza sigue golpeando a los piuranos, especialmente a los más indefensos y a quienes residen en las zonas rurales. Las últimas lluvias que cayeron en la región golpearon fuertemente a las localidades de la provincia de Morropón, del Bajo Piura, de Paita y de la misma provincia de Piura, en donde se reportaron algunas casas afectadas y derribadas.

EN EL BAJO PIURA. El último sábado, los pobladores del Bajo Piura desde el distrito de La Unión hasta la caleta Parachique y otros sectores del sur de la región, sufrieron la inundación y colapso de sus viviendas.

En Sechura, decenas de casas de los asentamientos humanos San Martín y la segunda etapa de Micaela Bastidas, quedaron inundadas con el agua que en algunas zonas llegó hasta más arriba de la rodilla.

Con mucho esfuerzo, los vecinos se vieron obligados a colocar sus enseres en lugares altos, aunque eso no evitó que resultaran afectados.

Otro sector que quedó totalmente inundado por las lluvias es la paradita. Ayer por la mañana, los comerciantes tuvieron que sacar su mercadería hasta una zona alta para venderla al público.

EN PIURA. Los sectores de La Primavera, El Indio, Chiclayito y el cercado de Castilla amanecieron con sus calles totalmente anegadas.

En Chiclayito, en la calle Los Andes se reportó la caída de una casa y otras que quedaron seriamente afectadas.

Un puente peatonal que se encuentra a un costado del puente que comunica al asentamiento humano San Valentín, prácticamente quedó en el aire. Y el cercado de Castilla y varias calles del asentamiento humano El Indio amanecieron totalmente inundadas.

En Piura y Veintiséis de Octubre, los asentamientos humanos Micaela Bastidas, San Sebastián, Enace, El Chilcal, Ignacio Merino continuaron padeciendo con la inundación de sus viviendas.

En los ex Polvorines, zona declarada desde hace muchos años como de alto riesgo, el agua también anegó las casas de los modestos pobladores que residen en las zonas más bajas.

EN MORROPÓN. La tierra cuna de la cultura Ñañañique, sufrió también con las fuertes lluvias. La Villa Batanes, localidad que comunica a los vecinos poblados de Talandracas, Pueblo Nuevo y otros, sigue con sus casas inundadas y algunas a punto de caer.

Los caudales de las quebradas y del mismo río Piura experimentaron un notable incremento. En el puente Sánchez Cerro, registraba un aforo de más de 1,500 metros cúbicos por segundo, con posibilidad a seguir aumentando.

EN HUANCABAMBA. Las vías de penetración a los pueblos y provincias de la sierra sufrieron nuevamente algunos daños que obligaron a restringir momentáneamente el tránsito.

En el caserío El Tambo, ubicado en el distrito de Huarmaca, las fuertes lluvias que cayeron en los últimos días, provocaron deslizamientos que bloquearon la carretera, e inundaron y destruyeron las viviendas de varias familias que lo perdieron casi todo, desde su casa, enseres y animales.

Los humildes moradores se vieron obligados a abandonar la zona que habitaban, pero esperan el apoyo de sus autoridades con alimentos, ropa, agua y carpas.

La única alternativa para ellos es la reubicación, porque el lugar donde residían es de alto riesgo.

LLUVIAS MÁS FUERTES. Según el último pronóstico emitido por el Senamhi (Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología), en los siguientes tres días las lluvias se intensificarán, en especial en las zonas medias y altas con precipitaciones de hasta 150litros por metro cuadrado, y en las zonas bajas de la costa, los niveles alcanzarían hasta los 50 litros por metro cuadrado.