Temas

Sullana: Niños estudian rodeados por aguas servidas en 9 de Octubre

En colegio inicial aun hay afectados por infecciones y en Divino Niño los pasan a ambientes inadecuados
Sullana: Niños estudian rodeados por aguas servidas en 9 de Octubre

Sullana: Niños estudian rodeados por aguas servidas en 9 de Octubre

17 de Septiembre del 2017 - 02:40 » Textos: José Martínez » Fotos: Correo

No obstante marchas y reclamos, tres colegios que albergan incluso a niños de educación inicial, siguen perjudicados por el colapso de las redes de desagüe, en el asentamiento 9 de Octubre, en Sullana.

INFECCIONES. La docente encargada de la I.E.I. 517, Eida Esperanza Pérez Castro, dijo que la municipalidad provincial realizó el retiro de todo el lodo putrefacto de la Transversal López Albújar y calle Pariñas, así como de la calle San José, que estaban causando males en los niños. Pero, no es suficiente, agregó.

“Hasta ahora hay afectados por afecciones dérmicas y diarréicas y abundan los zancudos”, indicó, para agregar que la I.E. alberga a unos 236 alumnos de 3 a 5 años.

Estimó que por las infecciones que han sufrido los niños por las condiciones de insalubridad en el entorno, un 10% ha faltado en algún momento a las labores escolares.

Reclamó que la EPS Grau de Sullana encuentre una solución al problema.

DESOCUPAN AULAS. Los alumnos de la I.E. Divino Niño, que suman 600 en los niveles, inicial, primaria y secundaria, todavía se ve afectados por las aguas servidas que discurren por las inmediaciones.

Las clases, aplazadas una semana por el problema de la contaminación, se iniciaron el lunes pasado, recordó la directora Carmen Ramos.

Refirió que no obstante la limpieza que realizó la EPS Grau de Sullana, tras la marcha, las aguas servidas vuelven a aflorar y la empresa de saneamiento solo puede efectuar el secado y fumigación en forma interdiaria.

“Tienen que cambiar la red, el diámetro de la tubería es pequeño y como recibe las aguas de diferentes sectores terminan por desbordarse”, dijo.

Indicó que han tenido que evacuar a los niños a otros ambientes, de modo que no están utilizando seis aulas, que dan con la calle Pariñas, por donde emanan las aguas servidas, que generan un olor nauseabundo.

Por eso, están utilizando las áreas de la cocina, capilla y el laboratorio de química, para albergar a los alumnos de las aulas desocupadas.