Temas

Fe, devoción y tradición en honor al Señor de Imarrucos (FOTOS)

​La veneración al Señor de Imarrucos es una de las tradiciones de mayor arraigo en Taraco, Huancané.

05 de Junio del 2017 - 09:49 » Textos: Correo Puno » Fotos: David Mamani

La veneración al Señor de Imarrucos es una de las tradiciones de mayor arraigo en Taraco, Huancané. Los creyentes expresan allí su fe, a propósito de la llegada de Pentecostés, entre los meses de mayo y junio.

La fiesta se desarrolla a lo alto del cerro, a donde cada año llegan numerosos fieles luego de una larga caminata de casi una hora. Ya en la cima, los creyentes encienden velas en las diferentes capillas para dar gracias por lo obtenido en el año, el pedido mayor es que se mejore la productividad de su ganado, de sus negocios, por eso es que las velas representan a sus animales.

Por lo mismo, se desarrolla una feria de miniaturas ofrecidas por los comerciantes, artesanos y chamanes bolivianos que suelen ubicarse en la cima del cerro la noche del jueves junto a otra lista de comerciantes, la idea es estar antes de la madrugada para poder ofrecer sus artículos a los feligreses.

TRADICIONES. Ese día, el viernes, los alferados de cada comunidad presiden los actos para la primera misa en honor al Señor de Imarrucos y luego de eso, se ubican frente al santuario y lo hacen danzado al son de las quenas y tambores de los Puli Pulis, los Vacas Locas y Ocumaris, expresiones propias de la zona. Así, el día llega velando al Tata Pancho. La fiesta continúa hasta el medio día, cuando comienza el retiro de los creyentes.

“Cada año vengo a danzar con mucha fe en homenaje al señor de Imarrucos, es una costumbre familiar, un integrante de cada familia debe conformar de la banda de músicos o danzantes, tengo mucha devoción al tatito, ya tengo 8 años bailando” señaló Pascual Mamani Ccasa.

El día sábado llegan más devotos portando flores, velas y ofrendas y conforme pasan las horas el lugar comienza a llenarse. Al medio día, la fila para ingresar al santuario es de gran tamaño. Durante la tarde los alferados, acompañados por tenientes y creyentes en medio de la danzas de traje de luces y propios de la zona bajan desde la cima hasta las faldas del cerro donde otro grupo de alferados de la ciudad con danzas de traje de luces.

Los Pulipulis danza del distrito de Taraco.