Temas

Detención de alcalde: quejas contra fiscal pesaron en la decisión que tomó el juez

Al alcalde se le imputó haber intentado obstruir la acción de la justicia al presentar queja contra fiscal anticorrupción
Detención de alcalde: quejas contra fiscal pesaron en la decisión que tomó el juez

Detención de alcalde: quejas contra fiscal pesaron en la decisión que tomó el juez

27 de Agosto del 2017 - 09:20 » Textos: Javier Calderon » Fotos: Difusión

El hecho de que Iván Flores Quispe, presentara una queja ante la Presidencia de la Junta de Fiscales de Puno, en contra del magistrado Jorge Astorga Castillo, que lo investigaba desde el Ministerio Público, pesó mucho en la decisión del juez Youl Riveros Salazar, quien dictó orden de prisión preventiva para la autoridad edil, porque esa acción fue interpretada como un afán de obstruir la acción de la justicia.

Si tenía un argumento de queja en contra del fiscal que lo investigaba en el caso de colusión agravada por el manejo de recursos económicos donados a la comuna, debió dirigirse al órgano respectivo, en este caso, el Órgano de Control Institucional del Ministerio Público, para seguir el conducto regular, refirió el magistrado a cargo.

Cuando el reloj marcaba las 23:00 horas del viernes último, el titular del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Puno, Youl Riveros Salazar, daba por concluida la audiencia de prisión preventiva en contra del alcalde puneño, Iván Flores Quispe, su exasesora, Ynés Antonia Bejar Barriga y el exgerente municipal, Edgar Centeno Chavarría, declarando fundado el requerimiento de prisión preventiva por el lapso de nueve meses en contra del burgomaestre puneño y la exfuncionaria de confianza.

La maratónica audiencia se inició a las 8:30 y se prolongó por más de 13 horas. Los alegatos de la fiscalía y la defensa fueron valorados por el magistrado quien emitió el fallo, ante el estupor de los funcionarios de la autoridad edil que se habían apostado en el frontis de la sede del Poder Judicial. 

Durante la audiencia pública, el representante del Ministerio Público, recordó que el 27 de enero de 2015, cuando apenas iniciaba la gestión de Flores Quispe, él y sus funcionarios de confianza, antes de suscribir un convenio con la empresa Backus, con motivo de la festividad Virgen María de la Candelaria de ese año, concertaron con los funcionarios de la cervecería, Carlos Rondón Vilca y Marco Antonio Loayza Sánchez de la empresa KFL Group E.I.R.L. con la finalidad de defraudar patrimonialmente a la entidad edil

En dicho acuerdo, la empresa cervecera se comprometía entregar S/ 100 mil soles a la comuna puneña por concepto de venta de productos y exposición publicitaria. El desenlace fue el siguiente el 50% del dinero se entregó con la suscripción del convenio y la otra mitad debía entregarse después de la Parada y Veneración. La fiscalía detalló que el mismo día de la suscripción del convenio, se pagaba al hotel José Antonio la suma de S/ 4 mil 128 soles por la atención que se le había brindado a 86 personas, que asistieron a una reunión convocada para celebrar la asunción como autoridad edil de Flores Quispe. 

¿Quién se encargó de este pago? La ahora prófuga de la justicia Ynés Bejar. 

La otra irregularidad que se les imputa, es la construcción de 320 enfiladeros, siempre con motivo de la festividad a la Mamita. El fiscal Jorge Astorga, durante la investigación hace notar que aquí no solo hubo una sobrevaloración en el costo de cada uno de estos elementos sino que además, nunca ingresaron formalmente al municipio. Para este trabajo se le pagó a la empresa “Corporación Intersol”, la suma de 80 mil soles, a razón de S/ 250 por cada uno. La fiscalía asevera que el costo real era de S/ 125, ocasionando de esta manera una defraudación de S/ 39 mil 929.60. No solo eso, además se hizo un depósito ilegal de S/ 10 mil 800 en la cuenta particular de la exasesora. De esta manera se acredita la mala utilización de estos fondos económicos.

En este punto, el juez determinó que si bien la autoridad edil se mostró colaborador en esta etapa del proceso, no ha sido así en un principio. Recordó que inclusive el alcalde estableció una queja contra el fiscal que seguía el caso, ante la presidenta de la Junta de Fiscales y no como correspondía, que en esta situación debió ser ante el Órgano de Control Institucional. Esta actitud fue valorada por el magistrado como un intento de obstruir el proceso. 

Evidentemente en el caso de la exasesora Ynés Béjar, quien no estuvo presente en la audiencia, la apreciación fue la misma, mas no en lo que respecta a Edgar Centeno, de quien dijo que no había incurrido en actitudes que contravengan el normal desarrollo de las investigaciones. Los abogados defensores, esgrimieron diferentes argumentos que no sirvieron de mucho en la decisión del juez. Al final, este dictaminó nueve meses de prisión en contra de Flores Quispe y Béjar Barriga, decisión que será apelada en estos días, según indicó la defensa del alcalde. Pasadas las 23:00 horas, el burgomaestre fue trasladado por agentes de la Policía Judicial hasta la carceleta de la entidad, donde pasó la noche. El día de ayer, se produjo su internamiento en el establecimiento penitenciario de Alto Puno.

Ante la disposición de prisión preventiva contra Iván Flores Quispe, corresponde que asuma el cargo la primera regidora, Clotilde Pinazo Calsín, quien deberá ser acreditada en los próximos días por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), previo acuerdo del Concejo Municipal, ante la medida coercitiva que pesa sobre el titular del cargo, como corresponde.