Temas

El Niño Costero paraliza el crecimiento de Tumbes

El sector Agricultura es el más afectado por las últimas lluvias en el norte del país, según el Instituto Peruano de Economía. La región tumbesina solo creció 0.1%, a diferencia de otras jurisdicciones del país

El Niño Costero paraliza el crecimiento de Tumbes

El Niño Costero paraliza el crecimiento de Tumbes

25 de Julio del 2017 - 09:54 » Textos: Camilo Calle » Fotos: Correo

En un informe emitido por el diario El Comercio, se revela que las últimas precipitaciones han sido devastadoras para la economía de las regiones del norte del Perú. En dicho reporte, tomado de la fuente del Instituto Peruano de Economía (IPE), el departamento de Tumbes registra el más bajo crecimiento, con un débil 0,1 por ciento. En esta región, sectores como agricultura, turismo, comercio, transporte y pesca, han sido los más perjudicados por las lluvias, con millones de soles en pérdidas. Otro de los campos afectados ha sido vivienda, debido a que la mayoría de casas perjudicadas se ubican en zonas vulnerables.

En esa línea, según información del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), El Niño costero dejó más de 160 fallecidos, más de 185 mil damnificados y más de un millón de afectados. Aunque se sabe que las regiones del norte fueron las más golpeadas, hasta hace poco se desconocía el impacto económico real según cifras oficiales.

Sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) publicó recientemente, y por primera vez en su historia, el crecimiento económico trimestral de las regiones.

De dicho informe, que toma la posta a los estimados de crecimiento regional que el Instituto Peruano de Economía (IPE) venía realizando desde el año 2014, se desprende que en el primer trimestre del año el PBI del Perú creció 2,1%, mientras que la zona norte registró una caída de 2,1%, la más severa de los últimos 33 años.

IMPACTO. El resultado negativo de las regiones norteñas se ve en las caídas del producto de Piura (-3,6%), Cajamarca (-2,9%), Áncash (-2,6%), La Libertad (-1,1%) y Lambayeque (-0,2%), que se suma al débil crecimiento de Tumbes (0,1%). Por actividad económica, los sectores más afectados fueron el agropecuario (-9,9%) y el comercio (-2,1%).

El retroceso de la actividad agropecuaria en la zona norte responde, principalmente, a la caída en la producción de arroz (-57,3%), caña de azúcar (-21,5%), limón (-34,9%) y palta (-15,8%), y habría sido, en acumulado, la caída más fuerte desde el impacto del fenómeno de El Niño de los años 1982-1983.

El crecimiento negativo de Piura en el primer trimestre del 2017, el más pronunciado del grupo, se explica por una caída del sector agropecuario (-28,9%) ante la menor cosecha de arroz (-77,0%), limón (-51,7%) y plátano (-27,4%). Adicionalmente, el sector hidrocarburos disminuyó 6,2% por la menor producción de gas natural (-9,3%), petróleo crudo (-8,9%) y líquidos de gas natural (-8,5%) de las empresas Savia y Olympic.

La menor producción hidrocarburífera se debería a que los precios internacionales se mantienen bajos y a que las empresas del sector no han realizado planes de inversión importantes en la perforación de nuevos pozos en los últimos dos años, según la sucursal Piura del Banco Central de Reserva.

CRECIMIENTO METÁLICO. Del informe del INEI se desprende que las regiones mineras (5,0%) continúan liderando el crecimiento nacional por noveno trimestre consecutivo debido al alto crecimiento de Apurímac (86,1%). Esta región explicó 0,7 puntos porcentuales del crecimiento del PBI del Perú (2,1%) en el primer trimestre del 2017.

Es decir, un tercio del crecimiento del país en ese período se debe a la actividad económica de Apurímac. Este resultado responde a la mayor producción de cobre (251,3%) de la mina Las Bambas y plata (115,2%) y oro (4,2%) de la mina Anama. De esta manera, y como lo venía adelantado el IPE, Apurímac acumula seis trimestres consecutivos como la región de mayor crecimiento económico.

Por otra parte, las regiones no mineras (0,7%) tienen un desempeño débil. Ello se debe al retroceso de Piura, La Libertad, Lambayeque y Loreto (-1,5%), pese a los buenos resultados de Huánuco (10,7%) y San Martín (5,0%). La caída de Loreto se debe en buena cuenta a la menor producción hidrocarburífera (-19,0%) ante la suspensión de las operaciones en el lote 192 entre febrero del 2016 y febrero del 2017, y la nula producción del lote 67 por las operaciones de mantenimiento del Oleoducto Norperuano.

CAPITAL DEBILITADA. La región capital creció solo 1,7%, lo cual significó el inicio de año más bajo en los últimos nueve años. El resultado del trimestre se explica, principalmente, por el aumento en la producción en los sectores manufactura (1,6%) y comercio (1,0%). Con este resultado, Lima acumula ocho trimestres por debajo del crecimiento del resto de regiones.