Temas

Tumbes: Hija halla a sus padres sin vida en su vivienda en Corrales

Las primeras investigaciones de la Policía dan cuenta que Reynaldo Seminario Vinces acuchilló a Rosa Herrera Ramírez y tras cometer el crimen se envenenó. Los familiares y vecinos refieren que pese a que estaban separados desde hace más de tres meses, él la celaba y por eso la citó a su casa con engaños

Tumbes: Hija halla a sus padres sin vida en su vivienda en Corrales

Tumbes: Hija halla a sus padres sin vida en su vivienda en Corrales

15 de Marzo del 2017 - 09:52 » Textos: Jhoanna Elera » Fotos: Correo

Pasión y muerte. Un hombre asesinó de dos cuchillazos a su exesposa y luego se quitó la vida envenenándose con un insecticida para el cultivo de arroz, en Tumbes

El autor de este excecrable crimen fue Reynaldo Seminario Vinces (59), quien atacó a su expareja Rosa Herrera Ramírez (40).

HECHOS. La tragedia ocurrió ayer en el domicilio ubicado en la avenida Tumbes N° 227 del barrio El Tablazo, en el distrito de Corrales.

Según algunos familiares y vecinos de la pareja, al promediar las 8:30 de la mañana la hija mayor de ambos, Jéssica Seminario Herrera, se encontró con la terrible escena al abrir la puerta de la casa donde vivía su padre y encontrar en uno de los dormitorios a sus progenitores que yacían sin vida.

Los gritos alarmantes de la desesperada joven alertaron a los vecinos, quienes acudieron a la vivienda para ver lo que pasaba.

En la habitación se encontraba el cuerpo desnudo de la mujer boca arriba con dos heridas punzocortantes a la altura de la yugular y del vientre, las cuales le habrían provocado la muerte.

Sobre ella, se hallaba el cadáver del padre de sus hijos, semidesnudo, abrazándola.

La Policía informó haber encontrado una copa con restos de un líquido azulino, que sería insecticida utilizado en el cultivo de arroz, el cual bebió Reynaldo Seminario tras la culpa que lo embargaba al cometer el asesinato.

TESTIGOS. Fuentes cercanas a la familia también contaron haber visto en la escena del crimen un martillo con el que, presuntamente, el homicida golpeó en la cabeza a su víctima, así como una olla con sangre, al parecer, de Rosa Herrera.

En principio acudió al lugar el personal de la comisaría de Corrales, cuyos agentes peremnizaron la escena hasta la llegada de los peritos de criminalística y el personal de Homicidios de la División de Investigación Criminal (Divincri).

Posteriormente, llegó la fiscal Giovanna Aquino Cerro, de la Segunda Fiscalía provincial Penal Corporativa de Tumbes, junto a la médico legista Cindy Benites Álvarez, para disponer el levantamiento de los cuerpos y su traslado a la Morgue Central de Tumbes para la necropsia de ley.

CELOS. Pese a que los ahora occisos se encontraban separados desde hace más de tres meses viviendo en casas distintas, el iracundo hombre no dejaba de celar a su exmujer.

Los vecinos refieren que la víctima en algunas oportunidades contó que su pareja la celaba constantemente, peleaban con frecuencia y además la había amenazado con matarla. Estas serían las razones por las que se separó definitivamente.

Se sospecha que la víctima llegó con engaños a la casa de su exconviviente, quien la habría engatusado con darle dinero para los útiles escolares de su menor hija.

La familia de Rosa comentó que salió desde el martes al promediar las 5:00 de la tarde y que en horas de la noche no sabían nada de ella. No obstante, nunca se imaginaron que se encontraba en la casa que por años compartió con su expareja.

Las primeras informaciones policiales dan cuenta que la mujer habría sido asesinada desde el martes por la noche (dado que el cuerpo estaba en descomposición), mientras que el hombre se habría suicidado ayer a primeras horas de la mañana.

Por su parte, los vecinos dicen no haber escuchado gritos en el inmueble que los alerten de la tragedia.

La pareja deja en la orfandad cuatro hijos. Tres de ellos adultos y una niña de unos ocho años de edad.

LE PUEDE INTERESAR: "Las Hienas de San Jacinto" tras el crimen de un taxista en la quebrada de Pechichal

Lo más leído