Temas

Veintinueve crímenes en Tumbes en lo que va del año

La provincia de Zarumilla es considerada las más insegura de toda la región por el alto índice de asesinatos. En tanto, el gobierno regional sigue sin invertir un sol en proyectos que ayuden a mejorar la seguridad ciudadana

Veintinueve crímenes en Tumbes en lo que va del año

Veintinueve crímenes en Tumbes en lo que va del año

16 de Julio del 2017 - 09:16 » Textos: Luigi Vignolo » Fotos: Correo

Los índices de criminalidad en Tumbes siguen en aumento, situación que pone en vilo la integridad de la población. Hasta la fecha se han cometido 29 asesinatos, convirtiendo a la región en una de las más inseguras de todo el Perú.

Zarumilla es la provincia en donde se han registrado más asesinatos a sangre fría, en esta zona la cifra llega a 15 casos.

En la provincia de Tumbes los índices también son altos, se han registrado 12 crímenes, entre ellos un feminicidio ocurrido en el distrito de Corrales. En tanto, en Contralmirante Villar la cifra se mantiene en 2 casos.

CASOS EN TUMBES. Desde el 1 de enero se registraron los primeros asesinatos en la provincia de Tumbes.

Los hermanos Gabriel Ángel y Carlos Paolo Paz Panta celebraban el inicio del presente año, ambos estaban compartiendo un momento agradable junto a sus familiares, en el asentamiento humano Santo Domingo y fueron acribillados a balazos por dos personas desconocidas.

Para los agentes policiales, encargados de investigar este caso, las víctimas integraban la banda denominada “Los trujillanos” y el motivo del crimen se debió a un ajuste de cuentas.

Otro de los hechos escalofriantes fue el que sucedió el 16 de marzo, fecha en la que el ciudadano Alexander Pinto Granda de 32 años de edad, fue asesinado de siete disparos por un sicario.

Su cuerpo quedó tendido sobre el pavimento, cerca de la avenida Belaunde Terry.

Las versiones indican que su verdugo utilizó un silenciador para perpetrar el crimen.

Alexander Pinto ya había sido atacado a balazos por integrantes de una banda delincuencial en el año 2013. En ese atentado murieron tres personas, pero Alexander Pinto solo quedó herido, junto con otros tres amigos.

En ese entonces se deslizó la hipótesis que se trataba de un enfrentamiento entre bandas criminales, que pugnaban por el poder.

ZARUMILLA. Uno de los hechos que más estremeció a la población fue el asesinato de dos amigos a bordo de una mototaxi, cuando salían de una discoteca, el pasado 19 de febrero.

Dos meses después, el 19 de abril, unos desconocidos llegaron hasta una vivienda ubicada en el asentamiento humano 28 de Julio, de la provincia fronteriza para asesinar a balazos a cinco personas que se encontraban libando en el interior un inmueble, celebrando el cumpleaños de un familiar.

Según las pesquisas de la Policía, los asesinos serían dos sicarios de la organización criminal Los Bolongos de Cuchareta, en el distrito de Aguas Verdes.

Fuentes policiales revelaron que el móvil del crimen sería un presunto ajuste de cuentas, en el que el objetivo principal fue fulminar al ecuatoriano Obdulio Segundo Campoverde Ochoa, quien pertenecería a la banda nacional el tropezón.

CONTRALMIRANTE. Aunque en esta provincia los índices de criminalidad son mínimos, se registró un hecho que conmocionó a la población del distrito de Canoas de Punta Sal.

En el mes de mayo un joven pescador murió en manos de su amigo, quien le cortó la yugular. Ambos habían estado tomando alcohol en el interior de un bar.

De acuerdo al informe policial la víctima fue identificada como Jhon Paul Estrada Ascorbe, de 27 años de edad y el autor del crimen fue su propio amigo Jean Carlos Apolo, quien en un arranque de ira y sin mediar palabra, rompió una botella de cerveza y con el pico de esta lo atacó en la yugular, ocasionándole la muerta inmediata.

Salvo algunas excepciones, la mayoría de los crímenes son por ajustes de cuentas por controlar los negocios ilícitos de las bandas.

FALTA DE INTERÉS. Los ciudadanos reclaman a las autoridades que pongan mayor énfasis en disminuir la criminalidad.

“Ya no puedo caminar segura, da miedo hasta salir de casa”, comenta Rosa Jiménez García, quien vive en el asentamiento humano Campo Amor, en Zarumilla.

A pesar de los constantes operativos que realizan los efectivos policiales, no se dan abasto para frenar este problema social.

Sin embargo, la responsabilidad también es de los gobiernos locales y el gobierno regional, entidades públicas que a pesar de tener un presupuesto asignado para seguridad ciudadana, no lo han ejecutado como es debido, ya que los porcentajes son mínimos.

Hace un mes, Correo publicó un informe elaborado por la oficina Defensorial de Tumbes en el que se detalló que el gobierno regional no había ejecutado ni un sol en materia de seguridad ciudadana, a pesar de tener S/595, 650 para ser utilizados.

A través del portal de transparencias del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) se pudo confirmar que el 0% de ejecución se mantiene.

Lo que más llama la atención es que el gobernador Ricardo Flores Dioses, es quien preside el Comité Regional de Seguridad Ciudadana (Corasec).

Al respecto, la autoridad regional ha tratado de justificar su nula ejecución en este rubro afirmando que no puede utilizar los recursos porque los gobiernos locales ya tienen proyectos propios.

Por otro lado, en lo referente a las municipalidades, el distrito de La Cruz sigue siendo el que menos ha ejecutado en lo referente a la resolución de delitos y faltas que afectan la seguridad, hasta la fecha solo tiene un avance del 11,9% y cuenta con un presupuesto de S/240, 000.

De todas las entidades ediles de la región, la comuna tumbesina es la que posee más presupuesto, en total son S/5´828, 079, de los cuales solo ha podido ejecutar el 28.8%.