Temas

"Algunos no crecen como personas"

"Algunos no crecen como personas"

"Algunos no crecen como personas"

05 de Agosto del 2014 - 08:05

Víctor Vich asegura que durante sus 78 años nunca ha estado desmotivado. ¿Cómo ha evitado un sentimiento tan natural del ser humano? Afirma que lo ha logrado con su filosofía "¡Sí puedes!".

¿Qué propone su filosofía "Sí puedes"?

Es una filosofía motivacional que establece que en la vida, generalmente, no hay imposibles, pero sí muchos imposibilitados.

¿Quiénes son los imposibilitados?

La gente pesimista y tozuda que no tiene voluntad de cambio. Ellos tienen que soltar sus amarras y aprender a pensar de otra manera.

¿Por qué deberían experimentar un cambio?

Porque si no se renuevan, siguen siendo los mismos. Hay gente que no crece un centímetro como persona, son los mismos que hace uno, cinco o 20 años. El filósofo español Miguel de Unamuno decía: "Solo Dios y los imbéciles no cambian". La frase es dura, pero me encanta por realista.

¿Cómo iniciar el cambio?

El que está dispuesto a cambiar, hallará los medios; el que no está dispuesto, es una víctima de sí mismo. Ellos dicen "soy así. Me tendré que morir así". Para mí eso es obsoletismo y subdesarrollo.

¿Cuándo empezó a gestar su filosofía?

A los diez años traje un costal de limones de Tingo María para venderlos. Me dijeron que no lo podría hacer. Los vendí. Demostré que se puede. Es cuestión de tener entusiasmo.

¿Cómo mantener el entusiasmo en lo que hacemos?

Siendo impermeables a la desesperación y al trauma. No hay que permitirnos caer en decaimientos.

¿Nunca ha estado desmotivado?

Nunca, y he tenido motivos para estarlo.

¿Cómo se prepara un motivador?

Voy a otras conferencias motivacionales, leo libros motivacionales y escucho discos sobre el tema. También es importante tener amigos alegres y positivos que nos contagien su buen ánimo, no amigos conflictivos, ni chismosos.

Durante su trayectoria, ¿qué caso ha llamado más su atención?

Traté a una pareja de 81 y 76 años. Vivían en la misma casa, pero cada uno en su cuarto. Renegaban todo el día el uno del otro. Les hice ver que era un absurdo que vivan juntos y tan separados, y que tenían que ser mucho más jardineros de su amor.

Sé que en 1997 dio charlas a los familiares de los secuestradas por el MRTA en la casa del embajador Morihisa Aoki. ¿En qué consistió la ayuda?

Les transmití un mensaje de esperanza. Todos los familiares lloraban. Los hijos de los rehenes bajaron sus rendimientos en el colegio y la universidad. Les hice ver que debían tener un pensamiento positivo para no caer en lamentaciones.

¿Cómo identificar un material de autoayuda de buena calidad?

Es bueno cuando el lector siente y piensa que lo ayuda a cambiar sus actitudes.