Temas

Lucía Irurita: “Ya hice tantas comedias y dramas en mi vida”

Primera actriz nacional se retira de los escenarios protagonizando el vodevil La estación de la viuda en el Teatro de Lucía de Miraflores.

Lucía Irurita: “Ya hice tantas comedias y dramas en mi vida”

Lucía Irurita: “Ya hice tantas comedias y dramas en mi vida”

20 de Noviembre del 2016 - 13:20 » Textos: Angela Ponce

A sus 77 años y con 50 años de trayectoria actoral en el cine, teatro y televisión, la peruana Lucía Irurita Siverio decide bajarse de los escenarios para siempre. La obra que la despide es el vodevil La estación de la viuda, donde ella encarna a la madura Madame Champbaudet, quien tras la muerte de su esposo, se enamora del joven arquitecto Paul Tacarel (Claudio Calmet). De este montaje, que se presenta hasta el 5 de diciembre, en el Teatro de Lucía de Miraflores, de su carrera artística y de su vida hablamos con ella.

¿Qué rescata de esta obra? 

Cuando Eugène Labiche escribió este vodevil era un nuevo rico y (en sus textos) siempre se burla de lo que ellos aparentan, y deja claro el mensaje: en realidad una mujer mayor nunca debe enamorarse de un muchacho que tiene pareja joven.

¿Cree que los jóvenes sea cercan a personas mayores solo para buscar beneficio? 

Es lo que se dice, por ahí alguien puede enamorarse de una persona mayor; inclusive tengo una amiga, ella le llevaba 20 años, sin embargo, el muchacho la adoraba. Pienso que en la vida hay siempre excepciones, no siempre el hombre debe ser mayor y la mujer menor; hay infinidad de casos, muchos serán por conveniencia y otros por verdadero amor.

En estos sus 50 años de trayectoria, ¿ha notado crecimiento teatral? 

Mira, mucha gente cree que hay un boom de público, no es cierto, el público habrá crecido en 1%, es el mismo que va dando vueltas por todos lados, han salido sí infinidad de teatritos por todos lados, el boom es de los teatros, pero la pregunta que me hago es: ¿Hay tantas universidades y talleres que enseñan a ser actores, directores? Anualmente deben salir más de 200 actores. Es lógico que quieran tener un recinto dónde iniciarse, ¿pero y los demás dónde trabajan? Es una profesión difícil, si tienes suerte sales adelante.

¿Cuál es la diferencia de actuar en teatro y televisión? 

El teatro es una cosa más viva, estás delante de un público, estás representando un papel de un sopetón. Yo trabajo con la misma emoción y alma en cualquier cosa, pero en la televisión si te equivocas, te repiten la escena un montón de veces. Acá, en el teatro, si te equivocas no hay forma de salvarte, debes arreglártelas como puedas y pasa muchas veces.

¿Cómo se las arregla? 

Eso se llama en jerga teatral “me meto en un jardín”, y bueno o te ayuda un compañero o hablas, hablas hasta que te encauzas. ¡Es horrible!

¿Qué personaje disfruta más interpretar?

Me gusta todo, sabes, Dios me ha dado la bendición de poder hacer drama, farsa, tragedia; me sale solo, soy intuitiva. En De repente, el verano pasado, de Tennessee Williams, tenía un papel dramático y me encantaba cómo me encanta hacer este también. Le pongo amor, me gusta, amo mi profesión. Trato de no repetirme. Los papeles de buenitas son más feos, en las telenovelas es más bonito el papel de la antagónica que de la principal, de la tonta que se la pasa llorando (risas).

¿No le da pena despedirse para siempre de las tablas? 

A veces cuando estoy trabajando, pienso: ya no vas a pisar más los escenarios con tus compañeros, con quienes tanto te diviertes. Ya no, ya tomé la decisión. Ya hice tantas comedias y dramas en mi vida. Bueno, pues, acá termino, me dedico a dirigir, creo que no me voy a arrepentir (risas).

¿Por qué quiso ser actriz? 

Siempre me gustó. Desde chica, cuando tenía 7 años, me vestía con adefesios en el patio de mi casa y llamaba a mis vecinos para que vean mis payasadas. A los 14 quería estudiar, no sabía cómo, un día leí en el periódico el anuncio de la Escuela de Artes Escénicas; les dije a mis padres que iba a estudiar inglés, al año recién les conté la verdad, me dijeron: ¿actriz, cómo se te ocurre? Me requintaron, después se acostumbraron (risas). Y cuando formé mi compañía, fui la primera en pagarle a los actores, los actores trabajaban ad honórem.

¿Qué pensó cuando sus hijas, Sandra y Cécica Bernasconi, le dijeron que deseaban ser actrices? 

Yo, te digo con toda sinceridad, no hubiera querido que fueran actrices. Es un medio muy duro, prefiero una profesión más seria, que tenga seguridad económica. La mayoría de actores trabajan en TV, descansan meses, vuelven al teatro; los únicos que han tenido buen trabajo son los de Al fondo hay sitio, han trabajado ocho años con sueldo fijo.

¿No le ofrecieron actuar en esa teleserie? 

A mí no, a mi hija Cécica sí le ofrecieron, pero ella no quiso.

¿Por qué? 

Porque dijo que lo que pagaban era muy poco, dijo que no le convenía el sueldo. Ni le importaba a ella, la gente se muere por actuar en Al fondo hay sitio, como tiene bastante audiencia, Cécica dijo: “No, ahí pagan miserias”.

PERFIL 

Lucía Irurita

Actriz y directora

Ha actuado en cerca de 100 obras teatrales. Fue la primera en crear una compañía de teatro en Perú. En 2012, junto a su familia, inaugura el Teatro de Lucía.

CIFRA

5 de diciembre acaba temporada de La estación de la viuda.

15 obras ha producido Lucía Irurita en el Teatro de Lucía desde 2012.

Desayunos de Correo

Lo más leído