Temas

Norka Peralta: "El peruano busca la ropa que le quede bien"

Acaba de exhibir colección en exclusivo desfile en Nueva York.
Norka Peralta: "El peruano busca la ropa que le quede bien"

Norka Peralta: "El peruano busca la ropa que le quede bien"

21 de Julio del 2014 - 08:43 » Textos: Massiel Cardoza León

La palabra "talento" bien podría definir a la diseñadora de moda Norka Peralta. Desde muy joven, toda pieza que confeccionó llamó la atención de propios y extraños, lo que la convirtió en un ícono de la moda peruana. Hoy, con 30 años de trayectoria, sigue cosechando logros.

Acaba de representar al Perú en el J Summer Fashion Show 2014, un exclusivo desfile que se realizó en New York, ¿cómo vivió esta experiencia?

Me llenó de satisfacción porque es una organización que invita a quienes ellos quieren. Fue una grata sorpresa que me escogieran y me dijeran: "Usted está invitada como representante del Perú y de Sudamérica".

Cómo diseñadora, ¿cuáles son sus próximas aspiraciones?

Pienso que he escalado hasta donde yo quería estar. Creo que ya tengo un sitio dentro de los diseñadores.

¿Es duro estudiar diseño de moda en el Perú?

Como toda profesión. No es que en este país sea más duro o no. Es cierto que hay mucha competencia como toda profesión, pero si te esfuerzas y corres los riesgos, logras que las cosas te salgan bien y te lleven al éxito.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los jóvenes egresados de esta carrera?

Primero, tienen que tener la vocación, porque si tú estudias lo que quieres vas a progresar en la vida. Yo fomento a los jóvenes que tienen la inclinación de ser diseñador, a que amen lo que estudian, que luchen, se esmeren y trabajen para salir adelante. Tenemos muchos ejemplos de buenos diseñadores como Claudia Jiménez o Jessica Butrich. Ellos han estado en esta escuela (Ceam).

Siempre fue una apasionada de la moda?, ¿cómo descubrió su inclinación?

Mi madre tuvo un Cenecape donde enseñaba a hacer bordados a mano, a máquina, telares, corte y confección, diseño y todo eso. A partir de los 14 años vi el desarrollo de estas actividades, pero siempre tuve la inclinación por diseñar. Empecé a hacer cosas para mí y vi que a la gente le gustaba lo que hacía y así se desarrolló mi inclinación por el diseño.

¿Y cómo logra abrir su primera tienda?

Una amiga, que ya no está con nosotros, al ver que la gente me buscaba porque yo tenía un taller en mi casa, me propuso abrir una tienda. Un día me llamó y me dijo: "Norka hay un local en Jirón de la Unión", que en ese tiempo era el lugar donde salían a pasear las damas elegantes, pero yo respondí: "No tengo el capital suficiente como para poner una tienda". Mi amiga dijo, "que no se hable de eso, vamos a ser socias".

Ahí empezó todo...

Nos fue tan bien que al año siguiente había reunido un pequeño capital para poner otra tienda que monté en la bajada Balta en Miraflores. Invité a asociarnos a mi amiga, pero me dijo que no porque quería dedicarse más a su casa. Lamentable, uno o dos días antes de que abriera mi local, falleció en un accidente automovilístico. Así es como comencé a manejar sola esta empresa. Con éxito desde el comienzo, gracias a Dios.

¿Cómo define su estilo?

Exclusivo. Tiendo a hacer bordados con vuelos especiales y contrasto gasas de colores. Hago combinaciones para que la ropa no se parezca a otra. Estudio al cliente para darle lo que realmente quiere y le pueda quedar. Eso me sirvió, a través de los años, para conservar mi clientela.

¿El peruano apuesta por la moda de alta costura?

Yo creo que el peruano, como cualquier otro ciudadano del mundo, apuesta por verse bien, así que buscará la ropa que le quede bien. Claro que hay muchísima competencia, por ello hay que brindar al cliente lo mejor que uno tiene y creo que todos nos esmeramos para que así suceda.

En qué momento surge la idea de fundar su Centro de Moda (Ceam)?

Siempre tuve en mente lo que representó que mi madre tuviera un centro de estudios y que pueda ver a alumnos que se formaban en todo lo que era mano de obra de costura. De ahí, en mi mente, iba formando lo que quería hacer más adelante: formar algo como una carrera profesional, que no era común en esos tiempos. Y fue así que nació la idea de fundar la escuela.

Sabemos que ha vestido a muchos personajes importantes, ¿le ha temido a los desaciertos?

Por supuesto. Yo creo que todas las persona tenemos desaciertos. De lo que se trata es de enmendar, es lo mejor que se puede hacer.