Temas

Alguien se acuerda de la "Kolín Kola": ¿Qué pasó con esa gaseosa?

El tacneño tiene un feeling de toda la vida, que es la Kolín Kola”, una bebida que salió en la década de los 60.

29 de Agosto del 2016 - 11:53 » Textos: Arazely Sotoperalta » Fotos: Diario Correo

“El tacneño tiene un feeling con Kolín Kola”, comenta Gina Parodi, hija de los fundadores de la embotelladora Parodi, Tomás Parodi y Haydeé Cassinelli. Y es que la gaseosa tacneña lleva 50 años en el mercado local y trae consigo no solo el clásico sabor a fresa sino que también evoca esos años en los que era fiel acompañante de otros clásicos productos locales.

APARICIÓN

“La memoria del tacneño no puede fallar, cómo no acordarse de que la tomabas cuando comías tu empanada de Lira, el bizcochuelo de Vásquez, con un pollito Pechugón”, recuerda en voz alta mientras mira el álbum de fotos en blanco y negro, y una que otra a colores.

Así demuestra que esta bebida era líder en el mercado cuando apareció a fines de los años 50 y empezó a estar presente en todo tipo de eventos de la ciudad.

Pero ¿cómo empezó esta producción? Según nos cuenta la fundadora, quien quedó al frente de la empresa al morir su esposo, en esa época solo estaba la fábrica de la familia Viacava que elaboraba el producto “Cervecita Refrescante”, la que finalmente no continuó con la aparición de Kolín Kola un 29 de julio de 1959, cuando la embotelladora Parodi ya distribuía las recordadas Orange Crush y Bidú Kola.

Ella y su esposo apostaron por una gaseosa local, tacneña, que en el mercado de los años 60 se impuso como la única roja con sabor a fresa, como dice su slogan que hasta ahora se mantiene.

La primera gaseosa tacneña de la localidad no empezó con 3 mil cajas de producción como las bebidas nacionales sino que ingresó con una producción de 5 mil cajas ya que según señala, “la plaza ya estaba hecha”.

“Éramos líderes con Kolín Kola, por una Coca Cola que se vendía, nosotros vendíamos dos. Teníamos cuatro camiones repartidores y los choferes nos contaban que cuando llegaban al cono norte, la gente salía de sus casas corriendo tras el camión para comprar la gaseosa porque se acaba rápido… por eso se trabajaba las 24 horas del día para aumentar la producción y porque en este tiempo la máquina era chica”, narró agregando que primero se empezó en la sede de la calle Arias y Aragüez pero de ahí se trasladaron a la calle Unanue, donde actualmente funciona

Una Kolín Kola antes se podía disfrutar en el sabor de piña y también como soda. El costo en esa época era 40 centavos.

Olor a Tinta

Los Bocones

Lo más leído