Temas

Ana Vera Talledo: “Somos tan profesionales y serias como los hombres”

Ana Vera Talledo, abogada. Cumplir con los aspectos que rigen el rol de género es uno de los problemas más recurrentes de la mujer al momento de conseguir empleo.

Ana Vera Talledo: “Somos tan profesionales y serias como los hombres”

Ana Vera Talledo: “Somos tan profesionales y serias como los hombres”

18 de Octubre del 2016 - 07:41 » Textos: Kattia Rocca » Fotos: Giuliano Buiklece

Desde hace muchos años se arraiga dentro de la sociedad la creencia de que las mujeres no son capaces de desarrollar el instinto maternal y su profesión al mismo tiempo. Ana Vera Talledo, directora de Kobranzas, sabe que nadie debe detener ningún aspecto de su vida para desarrollarse como profesional. Bajo esta premisa, ella busca que más mujeres tengan la oportunidad de crecer, así como ella lo hizo en su momento.

¿Por qué se dedicó al rubro legal?

Soy de Huaraz y vine a Lima en la década del 90 para estudiar derecho en la universidad. No tenía en qué especializarme y encontré la temática de cobranzas en el sector financiero. Para mí ese rubro es democrático, no necesitas más que el conocimiento ganado a través de los años y la experiencia.

¿Qué pasó en su vida cuando creó esta empresa?

Tuve que poner a prueba mi sobrevivencia. Abrí mi empresa en medio de una crisis personal tan fuerte, que me obligó a tener que asegurar mi puesto como profesional y madre. Me vi en la necesidad de buscar un trabajo que me permita estar dispuesta en todos los ámbitos de la vida. Eso es lo que me gustó generar con este tipo de trabajo, me dio la posibilidad de criar a mis hijas y mantener un empleo digno como todas las mujeres del Perú.

¿Qué señales le indicaron que estaba yendo por el camino correcto?

Después de 4 años de la creación de KOBSAC, nombre actual de la institución, en el 2004 me di cuenta que de los 20 trabajadores que tuve al inicio, pasé a contar con 120. Ese crecimiento se dio gracias a mi madre y a mí. Ambas trabajamos muy duro, comenzamos a crecer y confirmamos que este rubro era un nicho del derecho que se podía explotar, había una oportunidad grande de crecimiento.

¿Y qué es lo más complicado de tratar en el rubro de las cobranzas con clientes?

Todavía hay un poco de machismo en la cultura peruana. A veces es complicado hacer entender a la gente que somos ejecutivas al margen de ser mujeres, con las características propias de la femineidad. Hacer entender que somos tan profesionales y serias como los hombres.

¿Cómo logró el voto de confianza por parte de las entidades bancarias?

Cuando hablamos de inversión, del dinero que nosotros prestamos, es muy difícil manejar esta situación porque el sistema financiero no está muy abierto a las Pymes, pequeñas y medianas empresas, salvo en el sector de microfinanzas. Pero nosotros logramos hacer entender a la sociedad bancaria que en otros países esto se maneja como un sector importante de recaudación de divisas para el país. Teníamos que profesionalizar a este sector de cobranzas de tal manera que no solo se dejaba un manejo de gestión, sino que también teníamos que incluir temas como el marketing, estadística e indicadores. Aprendimos a ser conscientes que el mercado tenía que laborar y esto ha hecho que mi empresa crezca y se desarrolle. Pero, además, creo que hemos experimentado un consenso a nivel de todos los sectores para mejorar como empresa.

¿Cree usted que con su empresa ha podido lograr los objetivos profesionales? 

No, las metas profesionales se están alcanzando. Estamos a un paso de lograrlas, pero todavía no he llegado a la obtención total de ellas. Creo que uno nunca llega a la adquisición de todas sus metas, siempre está en una transición hacia algo mejor.

¿Por qué apostar por personas que el mercado laboral ignora?

Porque las mujeres tenemos un tema especial. No solamente somos profesionales, sino que también somos madres, hermanas e hijas. Yo sentía que la sociedad actual no nos daba las facilidades para poder ejercer toda nuestra integridad como mujeres. Nos califican muy poco como profesionales. Además, debemos tener apoyo del entorno para poder desarrollarnos integralmente. Un ejemplo lo dan las mujeres que tienen niños pequeños y que no cuentan con respaldo del Estado en temas de cuna y guardería. Es muy precario ese desarrollo y ni siquiera se cuenta como política de Estado. Lo único que hacen es darnos trabajos simples y básicos para que nosotras podamos correr a criar a nuestros hijos, cuando tenemos la posibilidad y la obligación de desarrollarnos en todos los aspectos de nuestra vida.

DATO

Ana vera Talledo, abogada. Estudió derecho y decidió especializar-se en cobranzas. Hace 8 años decidió fundar su propia empresa para ayudar a mujeres con hijos. 

8 años han pasado desde que Ana Vera creó su propia empresa.

70% de la cartera financiera trabaja con la organización fundada por la abogada.

Lo más leído