Temas

Andrea Mejía: “Este trabajo me ha transformado en una mejor persona”

Andrea Mejía, comunicadora. Una persona puede transformar su profesión en un agente de cambio para la población más necesitada.

Andrea Mejía: “Este trabajo me ha transformado en una mejor persona”

Andrea Mejía: “Este trabajo me ha transformado en una mejor persona”

27 de Septiembre del 2016 - 07:55 » Textos: Kattia Rocca » Fotos: Gonzalo Córdova

La vida de un niño enfermo también suele traer dificultades económicas y malestares con el hospital donde se atiende. Sin embargo, Andrea Mejía, a la cabeza de la asociación Casa Ronald McDonald, puede hacer que el proceso médico de un menor de edad se alivie de alguna manera y se transforme en un momento para vivir en comunidad y en familia sin preocupaciones, al menos, de alojamiento ni alimentación.

¿Cuál es el objetivo de la casa? 

Nosotros somos una organización que ya tiene 43 años en todo el mundo, logrando impactar en más de 7 millones de niños y buscando que los niños se mantengan cerca a su familia mientras ellos reciben tratamientos médicos complejos. En el caso de nuestro país, los principales centros de salud están en Lima, entonces niños de provincia, de regiones lejanas o de las afuera de Lima, tienen que venir a los hospitales de la capital para acceder a sus tratamientos. En la casa Ronald McDonald recibimos a estos niños con sus familiares para poder darles un alojamiento gratuito, una casa que les permita tener una vida familiar en comunidad y estar en permanente contacto con el amor y con el cuidado de sus padres.

¿Esta es la única casa que se encuentra en el Perú? 

Sí, esta es la única casa que tenemos acá por ahora, pero en noviembre pensamos inaugurar el segundo hogar gracias al evento por recaudación de fondos que tendremos el día de hoy. Esta casa la tenemos en convenio con el hospital Edgardo Rebagliati y hemos recibido a más de 2500 familias desde que la abrimos en enero del 2014 y ahora abriremos una segunda casa en convenio con el Instituto Nacional de Salud del Niño de San Borja.

¿Cómo la comunicación te ha servido para poder ayudar a más personas? 

Creo que todos, en la medida de nuestra formación profesional, podemos contribuir en algo. Yo no soy doctora, no sé curar niños, pero me gusta cuidar a las personas. La comunicación me ha dado las herramientas necesarias para poder acercarme a todo tipo de gente. Creo que solamente teniendo sensibilidad y habilidades de comunicación uno puede lograr relacionarse con todas las personas que hacen posible sacar adelante nuestra misión. Y obviamente, también está el respaldo que nos da la organización para la cual yo trabajo.

¿Qué tan importante es la responsabilidad social que tiene las empresas con este tipo de asociaciones?

Es vital, porque sin el apoyo del sector privado nosotros no podríamos sacar adelante nuestro proyecto. Yo me pregunto: ¿cómo vamos a transformar la vida de un niño que está naciendo?, ya que hablamos de gente que se levanta y muchas veces duerme en la calle o en el piso de un hospital, que puede buscar un mercado para poder bañarse, o que no tienen dónde lavar su ropa.

¿En qué consiste “La noche de los abrazos”?

Es una oportunidad única para llevar la mística de nuestra casa a nuestros principales donantes, nosotros siempre decimos que esta es la casa que abraza, pues desde que uno entra siente el amor de las personas que trabajamos en servicio de los más necesitados. La casa, a través de su infraestructura, te comunica que es un hogar lindo, que por ser gente necesitada no significa que merecen algo en mal estado, sino todo lo contrario. La casa que abraza es nuestro día a día y por eso es el lema de la cena benéfica que realizamos para recaudar fondos. Además, nosotros consideramos que el abrazo es como un acto que no se puede fingir, es auténtico, tú te das cuenta cuando te dan un abrazo falso, esa en nuestra esencia. Y hoy también será una noche muy especial porque Carlos Vigil, diseñador peruano, hará el lanzamiento exclusivo de su colección inspirado en la Señora del Cao para el deleite de las familias y los donantes.

¿Y para usted qué significó llegar a este hogar? 

Este es un sueño hecho realidad, este trabajo es una bendición. Poder ser convocada para sumarme a esta misión hace ya más de dos años ha sido el reto más grande de mi vida, poner toda mi experiencia en comunicación, en relacionamiento público al servicio de una causa social es un trabajo retador y yo creo que al final de cada día cuando pienso en las familias de la casa siento que este trabajo me ha transformado en una mejor persona y creo que no podría dedicarme a otra cosa.

DATO

Andrea Mejía. Directora. Estudió comunica-ción en la Universidad de Lima y decidió inclinar su carrera dirigiéndose a la ayuda social a las personas que requieren un hogar provisional.

2 años tiene Andrea Mejía en la asociación benéfica.

2000 familias se han alojado en esta casa hogar.

300 familias al año recibe la Casa Ronald McDonald.

Lo más leído