Temas

Anna Sureda: “Esta terapia trae nuevas esperanzas a los pacientes”

Anna Sureda Balari, médico hematólogo. Experta señala la importancia del desarrollo de un nuevo fármaco contra el diagnóstico del temido linfoma de Hodgkin

Anna Sureda: “Esta terapia trae nuevas esperanzas a los pacientes”

Anna Sureda: “Esta terapia trae nuevas esperanzas a los pacientes”

07 de Septiembre del 2016 - 08:02 » Textos: Karina Valencia » Fotos: Roberto Matta

El linfoma de Hodgkin hace referencia a un tipo de cáncer que se origina en los glóbulos blancos, también conocidos como linfocitos. El aumento desproporcionado de este elemento en la sangre causa el incremento del tamaño de los ganglios de una región del organismo y que podría extenderse con el tiempo a otras áreas ganglionares vecinas, como el bazo o la médula ósea.

Pese a los casos reportados, existe una parte de los pacientes que no cuenta con un tratamiento acorde a su condición patológica. Ante esta situación, la médico hematólogo Anna Sureda Balari explica la presencia de un nuevo fármaco que podría hacer frente a terapias más tolerantes en las personas con esta condición.

¿En qué consiste el linfoma de Hodgkin?

Es una patología muy poco frecuente. La incidencia está alrededor de un caso por cada 100 mil habitantes por año. No es infecciosa ni hereditaria. Tampoco hay causas externas claras que la produzcan, pero sí puede empezar un crecimiento irregular del tamaño de los ganglios linfáticos, que suele notarse en los pacientes como un bulto a nivel del cuello, axilar o supraclavicular.

¿Existe un grupo etario donde la prevalencia de la enfermedad aumente? 

El linfoma de Hodgkin tiene dos picos de incidencia. El primero en personas jóvenes, entre la segunda y la tercera década de la vida; y el segundo puede darse en adultos mayores de alrededor de los 60 años. Además, tiene una presencia parecida entre varones y mujeres, es decir, no hay grandes diferencias en cuanto al sexo de las personas.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes ante la presencia de esta patología? 

El motivo de consulta médica más frecuente es la aparición de un bulto en la zonas anteriormente señaladas. Sin embargo, aproximadamente un tercio de los pacientes acude a los especialistas por el desarrollo de los síntomas B, como fiebre sin causa infecciosa, sudores nocturnos y pérdida significativa de peso.

¿Cómo surge la propuesta de desarrollar un nuevo fármaco contra esta enfermedad? 

Como se ha podido ver en la comunidad, los pacientes con esta enfermedad en muchas ocasiones se curan con el tratamiento estándar, pero en otros casos no. Es por ello que se ha visto la necesidad de desarrollar el medicamento Adcetris, a base de Brentuximab Vedotin, un anticuerpo monocromal que va dirigido contra un antígeno que expresan las células tumorales del linfoma de Hodgkin en su membrana.

¿De qué manera esto contribuye a la calidad de vida de los pacientes?

Es un fármaco muy efectivo, de sencilla administración, y tiene pocos efectos secundarios. En su mayoría, las personas que padecen esta enfermedad cuentan con una calidad de vida disminuida por la sintomatología de la enfermedad. Ahora esta novedosa terapia permite al paciente reinsertarse en su vida laboral, familiar y amical. Esto trae nuevas expectativas y esperanza a estas personas.

¿Cuáles son las expectativas del ingreso de este nuevo fármaco en el Perú? 

El hecho de que un fármaco tenga un posicionamiento oficial permite que se pueda obtener más rápidamente cuando un paciente tiene una indicación médica. Los resultados que se esperan del fármaco en Perú son exactamente iguales a los resultados en otros países. Actualmente hay dos indicaciones para los pacientes en el Perú: sirve a las personas que han recaído luego de un trasplante autólogo, y en aquellos que no han mostrado mejoría pese a recibir dos líneas de tratamiento.

Con el tiempo, ¿considera que esta terapia podría reemplazar o complementar los tratamientos de quimioterapia? 

En la actualidad, se continúan haciendo tratamientos con quimioterapias, fármacos muy efectivos contra la enfermedad, pero que no son selectivos contra las células malignas. Este nuevo medicamento puede reemplazar a la quimioterapia en determinadas situaciones de la enfermedad de base, bajo un mecanismo de acción totalmente diferente. Por eso, desde el punto de vista de tolerancia y efectos secundarios, es mucho mejor, sobre todo cuando el paciente ha tenido fracasos en tratamientos previos o se encuentra en etapas avanzadas.

DATO

Anna Sureda. Médico hematólogo. Jefe del Servicio de Hematología Clínica del ICO L’Hospitalet. Es miembro activo de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia.

2 grupos de edades representan los picos con mayor incidencia.

8500 personas fueron diagnosticadas con este mal en EE.UU. durante 2015.

años se calculan como estadística de supervivencia en pacientes.

Lo más leído