Temas

Juan Pablo Torres: “Los actores sociales son relevantes ante este mal”

Juan Pablo Torres Torretti, pediatra infectólogo. Experto sostiene que la meningitis por meningococo puede ser mortal para niños y adultos mayores si no existe prevención

Juan Pablo Torres: “Los actores sociales son relevantes ante este mal”

Juan Pablo Torres: “Los actores sociales son relevantes ante este mal”

31 de Agosto del 2016 - 08:11 » Textos: Karina Valencia » Fotos: Leandro Britto

En los últimos años, los casos reportados por meningitis por meningococo son contados. Sin embargo, este mal puede aparecer esporádicamente en ambientes comunes de poca ventilación y ser confundido por otra infección respiratoria. Una tardía detección puede ser mortal para el paciente.

Ante esta situación, el médico infectólogo chileno Juan Pablo Torres llegó al Perú para dar a conocer las principales iniciativas que buscan hacer frente a la meningitis meningocócica. Además, reveló cómo Chile ha venido enfrentando esta enfermedad luego del aumento de la prevalencia en la última década.

¿En qué consiste la meningitis por meningococo? 

Dentro de las infecciones que pueden afectar a niños y adultos, está aquella producida por la bacteria Neisseria meningitidis. La meningocócica invasiva se produce por una infección muy grave y severa en el sistema nervioso central, y cuando circula en la sangre, puede producir un shock séptico que desata una infección generalizada. Es de aparición brusca y evolución tremendamente rápida, debido a que en pocas horas puede generar un agravamiento muy significativo, donde el niño termina con graves secuelas o la muerte.

¿De qué manera ingresa la bacteria al organismo? 

Normalmente, la nasofaringe es la puerta de entrada para este microorganismo. Una vez dentro de la circulación sanguínea, puede terminar en el sistema nervioso central, como el cerebro y la meninge. Sin embargo, hay personas que pueden llevar consigo la bacteria y no desarrollan la enfermedad.

¿Qué condiciones predisponen una posible infección? 

Debemos recalcar que la mayoría de los pacientes que sufren de este mal son personas sanas. No obstante, existen factores de riesgo, como baja inmunodeficiencia, ausencia del bazo, VIH y condiciones relacionadas con el hacinamiento, como cárceles y residencias escolares.

¿Cuáles son los principales síntomas que puede percibir una persona con este mal?

Los síntomas de la enfermedad pueden aparecer dentro de las seis primeras horas, llevando a que el niño experimente cuadros de fiebre, rechazo a los alimentos, irritabilidad o eventuales dolores de cabeza. Es aquí muy importante el ojo clínico y el olfato médico para no confundir estas señales con otro tipo de enfermedades. La idea es siempre hacer el diagnóstico lo más precoz posible.

¿Se requiere de algún examen especial para determinar la enfermedad?

Lo más importante es que el equipo médico esté consciente de que es un problema real, de que existe y tenemos que enfrentarlo día a día en la consulta ambulatoria o de urgencia. Si queremos complementar esta visión clínica, se puede contemplar la posibilidad de tomar muestras de cultivo, cuyos resultados demoran entre 24 y 48 horas.

¿Qué secuelas puede dejar en la persona que ha superado la enfermedad? 

Además de hacer frente a la muerte, los pacientes pueden tener otro tipo de secuelas, como alteraciones neurológicas (retardo mental, parálisis cerebral), amputaciones de extremidades de acuerdo con el grado de infección y sordera. Este tipo de secuelas va a limitar un desarrollo normal, una posibilidad de que ese niño se inserte en la actividad laboral, educativa o intelectual, generando un alto impacto social y económico para la población.

¿Cuál es el panorama de esta enfermedad en la región?

Muchos países de Latinoamérica reportan muy pocos casos de meningococo. Desde el punto de vista infectológico, estamos convencidos de que no existe una adecuada vigilancia o notificación de los casos. Los médicos tenemos un rol importante porque debemos dar a conocer a los padres que pueden encontrar alternativas de prevención, como la vacunación.

Ante esta situación, ¿considera importante la participación de entidades públicas y privadas? 

Los actores sociales son relevantes contra la meningitis meningocócica, sin duda. La comunidad tiene que tener algún grado de involucramiento. Tal como existe con las organizaciones en Perú, entre ellas Una vida por Dakota, es importante que uno como médico pueda tener ideas para transmitir mensajes. Pero si las familias no son parte del problema, nunca van a ser parte de la solución.

DATO

Juan Pablo Torres.Pediatra infectólogo. Director de la Unidad de Investigación Clínica del Hospital Luis Calvo Mackenna de la Universidad de Chile. Además, miembro de la Sociedad Latinoameri-cana de Infectología Pediátrica (SLIPE).

220 millones de personas entre 1 y 29 años se vacunaron contra este mal en 2015.

50% de casos de meningitis por meningoco pueden terminar en muerte.

Lo más leído