Temas

“Queremos introducir el traje típico en los guardarropas"

Griela Pérez es una emprendedora que nació en Cusco y busca reivindicar el diseño del bordado para que la sociedad deje de verlo como una apuesta típica de la sierra.

“Queremos introducir el traje típico en los guardarropas"

“Queremos introducir el traje típico en los guardarropas"

29 de Noviembre del 2016 - 10:25 » Textos: Kattia Rocca » Fotos: Giuliano Buiklece

El camino que conduce a revivir las raíces del Perú lo emprenden pocos. Griela Pérez es una de ellas, una mujer que ha tratado de mantener viva la pasión por las polleras. A través de los bordados, busca que las personas utilicen este estilo en un atuendo para el día de trabajo, una fiesta u otro compromiso en cualquier parte del mundo; una manera de mantener las costumbres de los tejidos en el guardarropa de los peruanos. 

¿Cómo nace la idea de emprender con polleras de Agus? 

Las polleras inician de casualidad en Huánuco. Empezamos a hacer “polleritas” solamente para bebés porque yo quería ponerle una pequeña falda a mi hija para una fiesta de cumpleaños. Recuerdo que cuando llegué, a todas las mamás les encantó lo que había hecho. En ese momento iniciaron los pedidos. Luego se hizo una red de madres que querían polleras para sus hijas. Después, por la demanda, hicimos modelos para adultos con variación de tela según la estación. También empezamos a hacer otras piezas para mantener activo el trabajo de los artesanos; cosas más versátiles como sombreros, carteras, bolsos, casacas y abrigos. Ahora estamos creciendo y somos parte de un proyecto muy lindo que se desarrollará en 2017. Este plan tiene la finalidad de buscar técnicas peruanas y ancestrales para introducirlas a un mercado internacional. 

¿Cómo es el proceso común de tus apuestas? 

Nosotros no queremos imponer una moda, porque las modas no me gustan, son pasajeras. Queremos introducir el traje típico en el guardarropa de hoy; no solo en el de las niñas, sino de los adultos. Lo que hacemos es rescatar el traje tal cual, sin modificaciones, porque el propósito es mantener la identidad de nuestro pueblo. 

¿Cuál es la diferencia que has notado en el caso de los bordados? 

Al principio los bordados fueron un gusto, pero ahora les damos mucha más investigación porque cada pieza es de diseño y cuenta una historia. Lo que hacemos es conocer qué hay detrás de los bordados. Hasta el momento, cada bordado representa la zona y la edad de quién lo viste. Por ejemplo, en Quispicanchi, Cusco, mientras más cintas de colores tenga tu traje, más joven eres. Incluso si hay una mayor cantidad de cintas es porque has sufrido una pérdida en la familia o ya eres mayor.

¿Qué otro tipo de comunicación encontraste con el desarrollo de bordados?

Los colores y la matización de esta textura expresa mucho. Por ejemplo, en el caso de los tonos celestes se trabaja bastante con la altitud de la zona. Mientras más altas estén las comunidades, más se usan este tipo de matices.

¿Y cómo ha sido el proceso de la tela para acondicionarla a nuestro clima?

Mantenemos el traje tal cual y utilizamos una tela gruesa que es de aletón, hecha a base de lana de oveja que actualmente se procesa con poliéster para que sea aceptada e introducida a un mercado extranjero. En Estados Unidos, en temporada de verano, lo que hacemos es vender el traje tal cual con una tela más ligera para que sea mucho más versátil. 

¿Cuál es tu fuente de inspiración para realizar los diseños?

En verdad son los artesanos los que se inspiran, yo confío en ellos. Es su trabajo, nosotros estamos tratando de rescatar la labor de esta técnica denominada maquinasca, un procedimiento que se ha perdido en el tiempo. Las actuales generaciones ya no tienen trajes típicos. Es una historia bonita ya que hay bordadores a los que les hemos dado la oportunidad de retomar este arte después muchos años, tras haberse dedicado todo este tiempo al trabajo de la tierra. 

Como cusqueña, ¿cómo plasmas tu identidad en la fabricación de estas polleras?

Haber nacido en Cusco para mí es un orgullo. Todo lo que uno encuentra en este departamento es netamente inspirador y artístico. Yo creo que nosotros vamos al rescate del traje típico y es sumamente importante, pues poca gente le da valor a este trabajo. Los trajes comunican vivencias y cultura y es algo que no se puede perder.

Lo más leído