Temas

Salir a correr sería una las peores formas de hacer ejercicio

Contrario a lo que se creer el running no beneficiaría a nuestro cuerpo y, peor aún, haría que este sea más propenso a las lesiones.

Salir a correr sería una las peores formas de hacer ejercicio

Salir a correr sería una las peores formas de hacer ejercicio

27 de Noviembre del 2016 - 12:08 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: AFP

Salir a correr es una de las formas favoritas de ejercitarse de millones de personas por diferentes motivos: no tiene un horario específico, no demanda mucho gasto de dinero y, sobretodo, se puede realizar en cualquier espacio abierto que permita desplazarse sin temor a huecos, baches o cualquier otro impedimento.

Sin embargo, esta actividad, que comenzó a ser popular durante la década de los 60 no sería tan saludable como se cree. Según Tonic, el movimiento que se realiza al correr no es un patrón que nuestro cuerpo pueda realizar de manera cómoda durante largos periodos.

Asimismo, el correr, o running, ocasiona que cerca del 80% de los practicantes sufran alguna lesión como mínimo una vez al año. Además, mientras menos preparación física exista, existe una mayor probabilidad no solo de sufrir una lesión sino que esta sea complicada o grave.

Las principales zonas del cuerpo afectadas por esta actividad son los huesos, tendones, ligamentos, columna vertebral, músculos, rodillas, plantas de los pies. Es decir, casi cualquier parte del cuerpo puede resultar afectada por una mala acción durante el correr, a diferencia de otros deportes dónde las lesiones son en zonas específicas.

Uno de los principales referentes sobre entrenamiento personal de Estados Unidos, Lee Boyce señaló que la mayoría de las personas tienen algún tipo de desequilibrio muscular, “los músculos de un lado de la articulación suelen ser más débiles que los del otro lado. De este modo, la mejor idea no es hacer grandes carreras de resistencia, pues si das 10 mil pasos en media hora sobrecargas mucho la musculación”, señaló.

Según señala el portal PlayGround, un estudio en Dinamarca señaló que correr más de cuatro horas a la semana es perjudicial, al punto que, de acuerdo a la publicación, los corredores que superaban dicho tiempo sufrían el mismo daño que las personas sedentarias.

Sin embargo, esto no significa que hay que dejar de ejercitarse corriendo, sino conocer la resistencia del cuerpo y realizar el ejercicio adecuado que no cause lesiones. Una de las variaciones sería hacer carreras cortas esprintando ya que se realiza el mismo ejercicio sin sobrecargar el músculo. O no correr más de dos horas y media a la semana, es decir un promedio de media hora diaria.

Por otro lado, Boyce afirmó que el correr no la mejor forma de bajar de peso, o por lo menos, no es tan efectivo como realizar ejercicios anaeróbicos.

Por otro lado la actividad de correr más de 4 horas a la semana podría provocar una adicción la cual podría llegar a ser más que peligrosas. La práctica de ejercicios de alta resistencia, como el jogging, genera neurotransmisores que guarda similitud con los opiáceos y derivados del cannabis.

Si bien al comienzo puede sonar como alguno positivo, ya que ayuda a seguir realizando más y más ejercicio y a convertir nuestro cuerpo en más saludable, poco a poco podría derivar en una dependencia, al igual que una droga, y en una enfermedad llamada “runnorexia”, la cual, es padecida por el 18% de los que corren de manera constante.

Lo más leído