Correo conversa con el terror de Hugo Chávez

Correo conversa con el terror de Hugo Chávez
Textos: Gino Alva web@grupoepensa.pe |

A Rayma Suprani no le asusta el nombre de Hugo Chávez. A sus 44 años ya perdió la cuenta de las veces que ha sido amenazada por criticar, con sus ácidas viñetas, las acciones del Mandatario que sueña con emular a Simón Bolívar y también ha dejado de importarle que la llamen apátrida, terrorista o traidora. Caricaturista de la página editorial de El Universal desde hace 14 años, asegura no temerle al Mandatario más polémico de la región ni a sus seguidores.

Correo: La tolerancia no parece ser la mayor virtud de Hugo Chávez, ¿su trabajo le ha traído problemas con el gobierno?

Rayma Suprani: He sido tildada de terrorista, de persona non grata, de apátrida. También he sido sometida al escarnio público en los canales que el Estado domina. En más de una ocasión he puesto denuncias en la Fiscalía, pues necesito cuidarme de gente que no precisamente tiene un trato agradable hacia mí.

C: Participar en una página de opinión no debe ser sencillo.

RS: Es terrible. En Venezuela hay una maquinaria dirigida por el Estado que ha criminalizado la opinión. Este gobierno llegó con votos, sí, pero tiene una clara tendencia al totalitarismo.

C:¿Dónde cree que radica el éxito de una viñeta?

RS: Hay que saber expresar las cosas de una forma inteligente y elegante. El caricaturista debe ser un verdugo de los gobiernos, actuar como un ojo crítico.

C: Sus trabajos en El Universal (diario que tiene más de 100 años) casi no van acompañados de texto. ¿Es difícil transmitir lo que piensa sin palabras?

RS: Mi estilo es así, minimalista: intento simplificar al máximo mis ideas. El lector solo tiene unos segundos para ver la caricatura. Busco dar un golpe directo al cerebro, que la idea entre al instante.

C. En este año electoral, con tantas noticias y discursos del presidente Chávez, debe haber mucho material para seleccionar.

RS: La dinámica noticiosa ha sido intensa, este es un período agotador. Para seleccionar sobre qué dibujar hay que evaluar las capas de la noticia. En eso me ayuda ser periodista: puedo definir con cierta facilidad qué temas debo tocar y cuáles van perdiendo vigencia.

C: Ocupa una página editorial, ¿hacia dónde orienta sus opiniones?

RS: Siento un compromiso con la defensa de las libertades. La caricatura es solo un espejo de los gobiernos, de cada uno de nosotros. A los regímenes totalitarios no les gusta reflejarse en ese cristal, por eso suelen reaccionar como lo hacen.