Temas

Detienen por blasfemia a dos hombres que quemaron hojas del Corán

Estudiante y su mentor argumentaron que el propio libro sagrado señala esa como la forma de desechar hojas dañadas del Corán.

Detienen por blasfemia a dos hombres que quemaron hojas del Corán

Detienen por blasfemia a dos hombres que quemaron hojas del Corán

14 de Octubre del 2016 - 03:57

Dos personas fueron detenidas acusadas de blasfemia por quemar hojas del Corán en el este de Pakistán, en un momento en el que esta controvertida ley vuelve a la actualidad en el país por la apelación en el Supremo de Asia Bibi, condenada a muerte por insultar a Alá, informó hoy a EFE una fuente policial.

Los arrestos se produjeron después de que el líder religioso local Mohammed Imtiaz observó el miércoles a un joven quemar hojas de un viejo ejemplar del Corán, dijo Jaseem Ahmed, portavoz de la policía del pueblo de Kot Radha Kishan, donde ocurrieron los hechos.

El joven de 17 años se defendió afirmando que seguía las instrucciones de su maestro en la mezquita del pueblo, quien a su vez argumentó que el propio libro sagrado señala esa como la forma de desechar hojas dañadas del Corán.

Sin embargo, tras consultar la situación con un santón local Imtiaz decidió denunciar al estudiante de 18 años y a su mentor ante la policía, que los arrestó.

Se trata del último incidente relacionado con la polémica ley de la blasfemia en el país islámico, un crimen castigado con cárcel e incluso con la pena de muerte.

Las detenciones se han producido además en un momento en el que esta legislación ha vuelto a la actualidad paquistaní ya que el Supremo se prepara para estudiar la apelación de Asia Bibi, cristiana condenada a muerte en 2010 por supuestamente insultar al profeta.

El máximo órgano judicial del país pospuso ayer la apelación después de que uno de los jueces se inhibiese y en las próximas semanas se formará un nuevo tribunal para retomar el caso.

La dura ley antiblasfemia paquistaní fue establecida en la época colonial británica para evitar choques religiosos, pero en la década de 1980 varias reformas auspiciadas por el dictador Zia ul Haq favorecieron el abuso de esta norma.

Desde entonces, se han producido un millar de acusaciones por blasfemia, un delito que en Pakistán puede llevar aparejada la pena capital, aunque nunca se ha ajusticiado a nadie por ello.

Lo más leído