Temas

Opinión

​25 años de la captura de Guzmán: ¿Qué hemos aprendido?

El colegio Huamán Poma de Ayala fue el centro de convergencia de la dirigencia senderista

09 de Septiembre del 2017 - 09:30 Octavio Salazar

Se acaba de publicar la Ley Nº 30655, con el objeto de brindar un justo reconocimiento a los policías del Grupo Especial de Inteligencia-Gein por su valeroso accionar en la lucha contra el terrorismo, y qué mejor ocasión para hacerlo justamente en vísperas del 12 setiembre, fecha en que se cumplen 25 años de la captura de Abimael Guzmán y la cúpula de SL.

El Perú, no debemos olvidarlo, fue víctima de crímenes atroces desatados tanto por Sendero Luminoso como por el MRTA, constituyendo el periodo de violencia más prolongado de toda la historia de la República. Las pérdidas en vidas humanas fueron alrededor de 25,000 víctimas (aunque, según la CVR, serían 69,280, cifra en controversia).

SL causó enormes pérdidas económicas expresadas en la destrucción de infraestructura y deterioro de la capacidad productiva de la población. Por ejemplo, el Producto Bruto Interno de 1992 fue similar al de 1973; y el Producto Bruto per cápita fue similar al de 1956. Las exportaciones peruanas en 1992 arrojaron 3 mil 578 millones de dólares (el 2011, 19 años después, nuestro país exportaba 46 mil 268 millones de dólares).

Hace veinticinco años, SL tenía una presencia amenazante en gran parte del país, no obstante los reveses que ya comenzaba a sufrir en la sierra y en la selva, lo que motivó que el número de provincias declaradas en estado de emergencia se incremente de cinco en 1982, a 87 en mayo de 1991.

Hace veinticinco años, SL incrementó sus ataques y atentados hacia la capital y sus alrededores, entre ellos el que perpetró en la calle Tarata, el 16 de julio de 1992.

Hace veinticinco años, la creación y fortalecimiento del Gein permitió, sin duda, la captura de Guzmán y los cabecillas de su organización, realizada por policías peruanos de alto profesionalismo.

No obstante, veinticinco años después, es necesario advertir sobre el peligroso resurgimiento político e ideológico de SL a través de sus organizaciones de fachada (Movadef, Afadevig, Fudepp y ahora “Amanecer”), en el magisterio (a través de Conare y Suter con su protagonismo en la reciente huelga de docentes), en las universidades, en los frentes de defensa y en diversos sectores de la sociedad.

Justamente, en el sector Educación, los profesores fueron un instrumento central de las actividades proselitistas y de reclutamiento de SL. En Ayacucho, por ejemplo, el colegio Huamán Poma de Ayala fue el centro de convergencia de la dirigencia senderista y desde allí expandió su dominio ideológico por toda la región.

Veinticinco años después, para los seguidores de Guzmán, el sector Educación sigue siendo un importante eje organizativo en sus actividades.

Sabiendo que los apologistas del pensamiento Gonzalo no abdicarán de la violencia para la toma del poder, ¿por qué hemos permitido su resurgimiento político?

El reto para los partidos adscritos al Estado de Derecho está dado. Deben enfrentar a las organizaciones de fachada del terrorismo en todos los ámbitos que la democracia permite y justifica.

tags