Temas

Opinión

A 37 AÑOS DEL SENDERO DEL TERROR

​Ayer se cumplieron 37 años (poblado de Chuschi, Ayacucho) del inicio de la demencia terrorista de Sendero Luminoso (SL). Esperaron que el Perú vuelva a la democracia, pues con los militares en el poder consideraban que las condiciones no estaban dadas.

18 de Mayo del 2017 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Ayer se cumplieron 37 años (poblado de Chuschi, Ayacucho) del inicio de la demencia terrorista de Sendero Luminoso (SL). Esperaron que el Perú vuelva a la democracia, pues con los militares en el poder consideraban que las condiciones no estaban dadas. 

En realidad, siempre despreciaron la democracia, la que por sus imperfecciones y vulnerabilidades creyeron escenario propicio para arremeter. Aunque marcaron nefastamente al país, nos guste o no, principalmente en el decenio de los 80 que produjo a la generación de la década perdida -a la que pertenezco-, jamás pudieron doblegarla. 

La misma democracia con sus aderezos políticos, también guste o no, terminó aplastándola con la detención del máximo líder de la horda, Abimael Guzmán Reynoso. Su estadio de acción violenta, neutralizada en los años 90, ha debido dar paso a otro, con características distintas pero que en el fondo pregona lo mismo, mostrándolo solapadamente: la lucha armada como medio para tomar el poder, destruir el Estado e instaurar otro. Ese ha sido su objetivo central frustrado gracias a un decidido trabajo de inteligencia donde el Estado, tomando el toro por las astas, logró encarcelar a toda la cúpula. 

No es condenable el terrorismo de Sendero porque pregonara la lucha de clases conforme los preceptos del marxismo-leninismo que superpuso al materialismo histórico y dialéctico y como método a la acción violenta. No. Esa sería una mirada prejuiciosa, parcializada y hasta mediocre, pues también existe el terrorismo de Estado y el terrorismo de ultraderecha como ha pasado y sucede en diversas partes del mundo. 

El terrorismo es la práctica delictiva del terror y está tipificado en nuestro Código Penal. Pegado a este antijurídico, yace la apología del terrorismo, al que algunos leguleyos quieren restringir su alcance, lo cual es un grave error. El Estado peruano se libró de SL en su fase armada, pero eso no es suficiente. Invirtamos para asegurar no ser sorprendidos nuevamente.

tags