Temas

Opinión
Ariana Lira

Ariana Lira

¿Censura o irresponsabilidad?

En el medio en el que trabajo, el debate es pan de cada día. Al costado de una feminista acérrima se sienta lo más cercano a un anarcocapitalista.

14 de Marzo del 2017 - 07:04 Ariana Lira

En el medio en el que trabajo, el debate es pan de cada día. Al costado de una feminista acérrima se sienta lo más cercano a un anarcocapitalista. Frente a un liberal, una conservadora. Y así varía el compás político en cada silla. Entre todos nos enriquecemos con la discusión y aprendemos las falencias de nuestros argumentos escuchando los de los otros.

Aquí, en Correo, escriben Eugenio D’Medina (opositor a la “ideología de género”) y Cecilia Villegas (liberal que se opone a la consigna de #ConMisHijosNoTeMetas). En El Comercio tienen columnas Alfredo Bullard (liberal), Diana Seminario (derecha conservadora) y el sociólogo de izquierda Gonzalo Portocarrero. Esta diversidad es aplaudible y necesaria para una sana democracia.

Y es que jamás debe censurarse a alguien por defender determinadas ideas. Pero como cualquiera que ha trabajado en un medio conoce, los periodistas y columnistas deben manejar cierto nivel de fondo y forma para mantener la calidad del trabajo y, cuando estos no se cumplen, el medio está en todo su derecho de descartarlos y el público de rechazarlos, como ocurre con cualquier producto o servicio. Phillip Butters no fue censurado: sus insultos y expresiones matonescas, despectivas y bravuconas se quedaron detrás del filtro. Recordemos: donde acaban los argumentos, comienzan los insultos.

Sí, tenemos derecho a expresarnos como queramos. Pero, como dictan los principios liberales, tenemos también que aceptar las consecuencias del uso de nuestra libertad. Si las formas altaneras, insultantes e irrespetuosas son rechazadas por los auspiciadores, la compañía para la que trabajamos o el público, ello no es más que una consecuencia natural en el mercado de ideas. 

tags