Temas

Opinión
Ronnie Jurado Adriazola

Ronnie Jurado Adriazola

Cinco esquinas

​Cinco esquinas, así se llama la última novela de Mario Vargas Llosa y, para sorpresa de muchos, esta vez nuestro Nobel husmea el tema gay, no de la manera procaz como lo hace Jaime Bayly, sino más decente.

18 de Octubre del 2016 - 06:51 Ronnie Jurado Adriazola

Cinco esquinas, así se llama la última novela de Mario Vargas Llosa y, para sorpresa de muchos, esta vez nuestro Nobel husmea el tema gay, no de la manera procaz como lo hace Jaime Bayly, sino más decente.

Vargas Llosa recrea momentos de la dictadura Fujimori-Montesinos, y nos recuerda cómo algunos “periodistas” estaban contratados para emitir basura y agraviar a terceros.

La novela comienza cuando dos guapas limeñas casadas descubren una atracción mutua y mantienen una relación secreta. Los esposos de ambas, un empresario y un abogado, no sospechan nada.

El empresario participa en una orgía con prostitutas para cerrar un negocio, pero es traicionado por su socio, le toman fotografías comprometedoras que llegan a manos del director de un semanario a las órdenes de Montesinos y lo extorsionan; pero como no paga el monto solicitado, aparece en primera plana desnudo y toda Lima se entera.

Montesinos ordena matar al director porque le había prohibido que chantajee a ese empresario, el cual cae en desgracia y por ser el más beneficiado con el crimen lo toman preso.

Las mujeres siguen su juego sexual y una de ellas propone meter al grupo al esposo de la otra, que gustoso acepta.

El empresario recobra su libertad, pero se entera del trío a los tres años, cuando pensaban festejarlo en Miami, y entonces en lugar de enojarse solicita formalmente ser incorporado al grupo.