Temas

Opinión

Colombia: el reto será construir la paz

​La noticia del acuerdo final al que han llegado el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de ese país (FARC), para concluir más de 52 años de violencia estructural e instaurar un estado de paz permanente, causa el júbilo que el pueblo colombiano y la sociedad internacional sensatamente estaban esperando.

26 de Agosto del 2016 - 03:28 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

La noticia del acuerdo final al que han llegado el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de ese país (FARC), para concluir más de 52 años de violencia estructural e instaurar un estado de paz permanente, causa el júbilo que el pueblo colombiano y la sociedad internacional sensatamente estaban esperando. Con más de 220,000 muertos durante este largo tiempo, la paz alcanzada y en la que muy pocos creían, como el expresidente Álvaro Uribe, se está convirtiendo en una realidad. La negociación entre las partes no fue nada fácil. Con 4 años a cuestas, sus posiciones maximalistas debieron ceder, de lo contrario no se hubiera podido llegar tan lejos. El gobierno hizo muy bien su parte porque tuvo que bajar para colocarse en modo horizontal con un grupo armado considerado terrorista al violentar las reglas establecidas en los Convenios de Ginebra de 1949, que impide afectar a los que no combaten o han dejador de combatir, como es el caso de los civiles que -por cierto- tomaron como rehenes. El gobierno del presidente Juan Manuel Santos tuvo como método emblemático al diálogo y al que nunca renunció, incluso en los momentos en que parecía irse todo por la borda, de allí que un gran reto fue negociar en medio del conflicto. Pero para las FARC tampoco fue fácil. Perdieron a sus máximos jefes en los últimos años y ya se mostraban debilitadas. El acuerdo se ha dado y ahora se viene la prueba de fuego más seria: que el pueblo, que será consultado en pocas semanas por un plebiscito, lo legitime. Por las FARC es probable que un congreso de sus miembros exprese su conformidad al acuerdo. Las encuestas dan como ganador al NO, con lo cual peligraría el acuerdo de paz. Por esta razón Santos anda preocupado. El mayor reto para todos los colombianos será aceptar una paz no precisamente ideal pero al fin paz, donde deben tener claro que no habrá punibilidad total.

Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Miguel Ángel Rodríguez Mackay