Temas

Opinión

El arte del eufemismo

​Nuestra “nueva izquierda” ha amaestrado el arte del eufemismo

08 de Agosto del 2017 - 07:01 Ariana Lira

Nuestra “nueva izquierda” ha amaestrado el arte del eufemismo. Ha querido disfrazar cualquier mensaje de apoyo a Venezuela de intromisión ilegítima en un Estado extranjero. Como si un pronunciamiento fuera una intervención militar. Como si fueran los máximos guardianes del formalismo jurídico en materia de derecho internacional, por encima de los defensores de la democracia y los derechos humanos que dicen ser.

Hasta hace poco, llamaban “democracia débil” a Venezuela porque Maduro fue “democráticamente elegido”, sin importar que esas elecciones hayan tenido serios atisbos de fraude. Sin importar que lo mismo reclamaron a Fujimori.

Le dicen “golpista” a una oposición que viene tratando por todas las vías legales de sacar al tirano del poder, pero llaman “presos políticos” a terroristas.

No quieren ceder. No quieren entender que llamar dictador a un socialista no te hace menos izquierdista. Derecha o izquierda, dictadura es dictadura. Fujimori fue un dictador. Pinochet fue un dictador. Fidel Castro fue un dictador. Y Nicolás Maduro es un dictador. Punto.

Y si solo te importa que no se pisoteen los derechos, que la gente no se muera de hambre y que no se les cierre la boca a punta de balazos y encierros a los opositores cuando se trata de un gobierno de derecha, no solo eres hipócrita, sino también cómplice. Cómplice cuando presionas el botón rojo en lugar del verde en las votaciones para aprobar pronunciamientos condenando la situación en Venezuela, o cuando te abstienes o no votas.

Y esto va en especial para ti, Manuel Dammert. Porque tus palabras demuestran una de dos cosas: o una osada ignorancia o una nauseabunda tolerancia hacia lo indefendible. 

tags