Temas

Opinión

EL IMAGINARIO COLECTIVO DE LOS PERUANOS

​Los peruanos no tenemos un imaginario colectivo nacional que, constituido en nuestra mayor fortaleza, pudiera marcar la pauta de nuestra identidad nacional, que por esta razón afronta la realidad de hallarse después de casi dos siglos de vida republicana todavía en construcción. No contar con el imaginario -aquello que se inscribe profundamente en un pueblo sentando la base de su unidad nacional- es un legado, entonces, de la fractura de nuestro proceso histórico que, trilladamente y por el facilismo, lo achacamos erradamente a España.

28 de Julio del 2017 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Los peruanos no tenemos un imaginario colectivo nacional que, constituido en nuestra mayor fortaleza, pudiera marcar la pauta de nuestra identidad nacional, que por esta razón afronta la realidad de hallarse después de casi dos siglos de vida republicana todavía en construcción. No contar con el imaginario -aquello que se inscribe profundamente en un pueblo sentando la base de su unidad nacional- es un legado, entonces, de la fractura de nuestro proceso histórico que, trilladamente y por el facilismo, lo achacamos erradamente a España. 

La componenda de esa fractura debieron hacerla nuestros gobernantes en los 196 años de vida independiente, pero lamentablemente parte de nuestro drama nacional ha sido que la clase política peruana en ese largo tiempo no lo asumió como una prioridad estatal. Una prueba de ello es que solamente hace muy pocos años se tomó la decisión de suprimir del Himno Nacional del Perú la estrofa oprobiosa que nos recordaba que “largo tiempo el peruano oprimido, la ominosa cadena arrastró…”. Eso estuvo muy mal y por eso hemos venido experimentando la fragilidad e incluso no saber ponernos de acuerdo en las necesidades transversales del país porque dejamos de lado, con una montaña de desidias, los elevados intereses de la patria. Si lo contáramos, otra sería nuestra historia. Nuestros vecinos, en cambio, sí lo tienen. Por ejemplo, el imaginario de los bolivianos es la salida soberana al mar; de los chilenos, la actitud psicológica hacia la expansión en sus diversas manifestaciones; de los brasileños, la realidad geopolítica de la bioceanidad; los ecuatorianos muy en el fondo de ellos cuentan a la visión amazónica, etc. Preguntémonos: ¿Cuál es el imaginario de los peruanos? Algunos dirán la lucha contra la pobreza; otros, el combate a la corrupción o quizás la erradicación del analfabetismo. No tenerlo claro es el problema. Hay mucho que hacer, pero que sea con metas y plazos, siempre mirando hacia el bicentenario.

tags