Temas

Opinión

El liderazgo más allá del “humor inglés”

La alta aprobación ciudadana que registra el presidente Pedro Pablo Kuczynski -que algunos llaman “luna de miel’ con el país- debería servirle al jefe de Estado para, con ese respaldo popular, terminar de perfilar su liderazgo político más allá del “humor inglés” que exhibe, sobre todo al interior de Peruanos Por el Kambio, donde tiene que ponerse serio si no quiere que la autoridad se le vaya de las manos.

11 de Septiembre del 2016 - 07:57 Editorial

La alta aprobación ciudadana que registra el presidente Pedro Pablo Kuczynski -que algunos llaman “luna de miel’ con el país- debería servirle al jefe de Estado para, con ese respaldo popular, terminar de perfilar su liderazgo político más allá del “humor inglés” que exhibe, sobre todo al interior de Peruanos Por el Kambio, donde tiene que ponerse serio si no quiere que la autoridad se le vaya de las manos.

Eso de que cinco de sus parlamentarios -Guido Lombardi, Gino Costa, Vicente Zeballos, Roberto Vieira y Alberto de Belaunde- se abstuvieran de apoyar a Walter Gutiérrez como nuevo defensor del Pueblo pese a su invocación de votar en bloque, demuestra que los códigos de acción no están claros o que la comunicación entre el Mandatario y su bancada viene sufriendo baches.

“Son como colegiales que se tiran cosas, pero después se amistan, y ya se amistaron”, expresó PPK en alusión al encontronazo entre Lombardi y Juan Sheput precisamente por esta discrepancia en la elección de Gutiérrez.

El tema es que, siguiendo el ejemplo utilizado por Kuczynski, estos colegiales bien pueden “chocarla para la salida” y prolongar un conflicto interno que no ayuda en nada, menos en momentos en que el Gobierno tiene que convencer al Congreso -de mayoría fujimorista- y obtener la luz verde al pedido de facultades.

Equivocados o no, los “naranjas” hacen causa común cuando tienen una decisión por delante, y esto refuerza el peso partidario y, también, el de su lideresa Keiko Fujimori, que de momento hace vida política retirada.

Editorial

Editorial