Temas

Opinión

El norte de Fuerza Popular

​Los miembros de Fuerza Popular, así como el resto del pleno, deberían analizar bien -antes de impulsarlo- el proyecto de ley que tira abajo la norma que impide la reelección de los alcaldes -y que algunos quieren que incluyan a los gobernadores regionales-. Solo miren el desastre de la prevención en el norte del país y saquen sus conclusiones.

07 de Abril del 2017 - 07:00 Renato Sandoval

Los miembros de Fuerza Popular, así como el resto del pleno, deberían analizar bien -antes de impulsarlo- el proyecto de ley que tira abajo la norma que impide la reelección de los alcaldes -y que algunos quieren que incluyan a los gobernadores regionales-. Solo miren el desastre de la prevención en el norte del país y saquen sus conclusiones.

Según las cifras del Ministerio de Economía y Finanzas, la mayoría de los burgomaestres norteños pecó de confiada -por decir lo menos- y no gastó -ni gasta- bien el presupuesto destinado para las labores de prevención frente a los desastres naturales. Lo mismo pasó con los gobiernos regionales.

Entonces, ¿valdría darles más oportunidades a las autoridades para que postulen a una reelección? He leído que un periodo más pondría a prueba su capacidad para reconstruir las zonas devastadas. Pero, ¿vale arriesgar a la población por un examen personalísimo?

Tampoco creo que un nuevo rostro pueda ser la única solución al problema de la poca eficacia de los alcaldes y los gobernadores regionales. Eso pasa más por la decisión de los partidos políticos de escoger mejor a sus candidatos y no probarlos por un periodo a ver si tienen capacidad de gestión. ¿Y no piensan que son los pobladores quienes pagan esos experimentos políticos?

Si como dicen algunos congresistas como Carlos Bruce, que cuatro años son insuficientes para un alcalde, entonces por qué no alargan a cinco años su periodo de gestión. No creo que se trate de darle más tiempo a las autoridades, porque nadie vota por alguien que entre a la gestión pública a aprender.

Otros creen que el problema surge porque no hay continuidad de gestión cuando una nueva autoridad asume el puesto; si así fuere, sería bueno que el Congreso dicte normas que castiguen la cancelación de proyectos viables en marcha y que exija la continuidad de los mismos. 

tags