Temas

Opinión

El reto del nuevo contralor

La designación del economista Nelson Shack como contralor general de la República, por los próximos siete años, abre un nuevo capítulo en la lucha contra las irregularidades en la contratación de bienes y servicios, gestión de recursos humanos, ejecución de obras públicas y en el uso indebido de los bienes del Estado.

20 de Julio del 2017 - 07:30 Editorial

La designación del economista Nelson Shack como contralor general de la República, por los próximos siete años, abre un nuevo capítulo en la lucha contra las irregularidades en la contratación de bienes y servicios, gestión de recursos humanos, ejecución de obras públicas y en el uso indebido de los bienes del Estado.

Lo más importante es que goza del respaldo de la mayoría de bancadas del Congreso de la República. Fue elegido ayer en el pleno con 18 votos a favor y uno en contra, del congresista Marco Arana, quien sostuvo que con Shack no se garantiza la independencia política de la Contraloría. Una opinión que difiere de gran cantidad de técnicos y políticos, quienes elogian la trayectoria del nuevo contralor y hasta la califican de impecable. Es más, un grupo de la Comisión Permanente del Congreso evaluó la candidatura de Shack y entró hasta en su vida personal para descartar la posibilidad de que suceda un escándalo en los próximos meses. Se concluyó que no tenía ninguna denuncia en curso ni penal y que no tenía impedimento para asumir el cargo.

Shack tiene una tarea mayúscula; la principal es combatir la corrupción, que es una de las principales preocupaciones de los peruanos. No en vano en el último sondeo de Ipsos el 29% de los encuestados dice que en el actual gobierno de Pedro Pablo Kuczynski hay corrupción. Pare ello debe cumplir lo que prometió: impulsar una reforma estructural de la Contraloría. “Necesitamos no más controles, sino que estos sean más efectivos”, dijo Shack. Llegó el momento de actuar.

tags