Temas

Opinión

El rugido de la naturaleza

Furor de la naturaleza, riadas, inundaciones, muertes, personas sin casa, rescates “de película”, colegios cerrados, etc. De nuevo, el “Niño” ha hecho de las suyas, una nueva pataleta del infante climatológico. En muchas regiones se encendió el piloto de emergencia.

19 de Marzo del 2017 - 07:37 Mariano Hermida García

Furor de la naturaleza, riadas, inundaciones, muertes, personas sin casa, rescates “de película”, colegios cerrados, etc. De nuevo, el “Niño” ha hecho de las suyas, una nueva pataleta del infante climatológico. En muchas regiones se encendió el piloto de emergencia. Y el grave asunto de la ideología de género ha quedado de momento silenciado por este embate natural. Es lógico que el foco de la noticia se polarice en los desastres, que nadie ha buscado ni quería, y que están haciendo estragos en nuestras pobres gentes, que por no tener, construyen sus viviendas en lugares tal vez inadecuados. Ya en Huancavelica nos estamos moviendo para ayudarlos. Pero el Gobierno no ha escuchado el clamor popular. Millón y medio de manifestantes el 4 de marzo (más los millones que quedaron en sus casas) no es un juego de niños. El Gobierno ha mirado para otro lado. No se apea de su gravísimo error y obstinación de que el currículo educativo no contiene ideología de género. Por activa y por pasiva se les ha hecho ver que lo contiene, y no lo ven. Les hace falta una buena dosis de colirio para restregarse los ojos y que queden limpios, y quién sabe si un poquito de humildad para bajarse del pedestal.

En Colombia, una manifestación similar consiguió abrir los ojos al Presidente y suprimieron del currículo la ideología de género. Ganó el sentido común, la razón y el derecho de los padres de familia a educar a sus hijos sin interferencias del Estado. En el Perú estamos esperando lo mismo, y, además, ayuda eficaz para los damnificados. Que amaine el temporal y que el Gobierno retire esta imposición ideológica. 

tags