Temas

Opinión
Luis Miranda

Luis Miranda

El sueldo y otros demonios

Que ahora las empresas privadas y estatales te podrán recortar el sueldo casi a su gusto parece una broma de tan poco sentido del humor que mucha gente tardó en masticar, pasar y digerir.

25 de Septiembre del 2016 - 07:34 Luis Miranda

Que ahora las empresas privadas y estatales te podrán recortar el sueldo casi a su gusto parece una broma de tan poco sentido del humor que mucha gente tardó en masticar, pasar y digerir. Era más fácil aceptar que Al fondo hay sitio llegaba a su final porque los guionistas ya no encontraban más parejas para Charito. Después de la decepción estomacal de Mistura y el asco de algunas periodistas ante el espectáculo carnicero de cientos de chanchos al palo asándose en la Costa Verde, este trozo de noticia parecía una patada al páncreas, pero en momentos en que uno solamente quería ponerse a dieta con miras al verano sin árboles de la era Castañeda.

¡Que te recorten el sueldo los mismos señores que en Navidad te regalan un pavo! ¿Pero es eso posible? ¿No era que los tiempos de los despidos masivos y de juntar la plata para comprar una comba asesina habían quedado atrás? ¿No estábamos en un mundo destinado a las 4 horas de trabajo a pesar de la manía japonesa de chambear hasta que no quede otra salida que el suicidio colectivo?

¿Quiénes poblarán los malls y supermercados ahora que viene esa infausta noticia? ¿Dónde reabrirán los Oescheles si el Jockey Plaza del que tuvo que huir ha quedado grande y vacío con tanta ampliación? ¡Qué serán de los sábados chicos, los domingos de pichanga y los jueves de pavita? ¿Tendremos que vernos sexys para nuestros empleadores? ¿O quizá miserables y dignos de lástima? ¿Habremos triunfado si llegamos a vivir toda la vida con el mismo sueldo? ¿Deberemos unirnos a la marcha Niunsolmenos o las consecuencias serán nefastas? Como dijo un tal Hurtado Miller, Dios se apiade de nosotros.

tags