Temas

Opinión

El toque regional

​Ni indultos, ni incendios, ni contralor o grabaciones. La noticia en la región ha sido la designación del gerente regional de la reconstrucción de Piura, proceso sobre el cual están concentradas todas las expectativas del retorno a la “normalidad”. Después de las lluvias e inundaciones, la actividad económica y la vida misma de la población transcurren en un tiempo suspendido, sobre todo porque no tardará mucho en repetirse el ciclo.

04 de Julio del 2017 - 07:00 Rolando Rodrich

Ni indultos, ni incendios, ni contralor o grabaciones. La noticia en la región ha sido la designación del gerente regional de la reconstrucción de Piura, proceso sobre el cual están concentradas todas las expectativas del retorno a la “normalidad”. Después de las lluvias e inundaciones, la actividad económica y la vida misma de la población transcurren en un tiempo suspendido, sobre todo porque no tardará mucho en repetirse el ciclo. 

Sobre Juan Carlos Fashbender solo he leído hasta ahora opiniones positivas y los deseos de que no defraude, sabiendo que estos títulos solo se ganan en la cancha. El resto de lo que se escriba solo será bla, bla, bla, los habituales consejeros gratuitos, los que te enumeran lo que tienes que hacer y hasta los que piden que los contraten para fiscalizar. De manera que no caeremos en el abuso de decirle lo que tiene que hacer porque ya sabe que su presencia es lo único que parece compensar que las decisiones serán aprobadas por el centralismo. Y todos sabemos que la corrupción y la ineficiencia no son cuestiones geográficas, el centralismo limeño y las regiones adolecen de las mismas enfermedades políticas. Pero esto es solo el comienzo, todavía no se ha movido ni una sola piedra. No pasará mucho tiempo antes de que, como en los carnavales, volvamos a nuestra afición por jugar al palo ensebado, ese que tanto nos divierte evitando que uno de los nuestros corone con éxito su empeño, nuestro empeño. Ojalá que esto no ocurra porque, de lo contrario, será una nueva constatación del pequeño y mezquino pueblo que seguimos siendo, ausentes de líderes, plagados de caciques y garrapatas del presupuesto público.

tags