Temas

Opinión
Renato Sandoval

Renato Sandoval

Empleados y empleadores

Escuché hace unos días que todo aquel funcionario público, como los parlamentarios, son nuestros empleados.

05 de Octubre del 2016 - 09:23 Renato Sandoval

Los congresistas volvieron a la tierra que representan y tendrán tiempo para ejecutar su labor de fiscalización, olvidada por muchos de los que se dedican solo a buscar presupuesto para sus regiones, cuando esta labor no les compete. No queremos política, sino oídos y ojos recontra abiertos.

En fin, esta vez, los parlamentarios también tienen la oportunidad de contarles a los ciudadanos qué están haciendo para mejorarles sus vidas, en especial en temas tan álgidos como la seguridad ciudadana, la emergencia en los hospitales y la reducción de la pobreza.

Escuché hace unos días que todo aquel funcionario público, como los parlamentarios, son nuestros empleados. Y no falta a la verdad pensar en que gracias a nosotros ellos ganaron un asiento en el Parlamento, por lo que también es cierto que deben dar explicaciones sobre cuál es su trabajo.

No veamos las cosas al revés. Es decir, esta semana de representación es para que los legisladores trabajen cerca a los pobladores, que escuchen a sus empleadores y analicen la solución a sus problemas según sus facultades. Tampoco hay que exigirles más trabajo, más riqueza, más dinero para infraestructura. ¡No! No les compete.

Entonces, en cuanta reunión se presenten los congresistas exíjanles las cuentas claras. Desde su ingreso o continuidad en el Parlamento qué han hecho por ustedes, qué ley les ha mejorado la calidad de vida, de qué manera están controlando al poder, cómo usan su poder político para buscar el equilibrio del Estado. Esta es la oportunidad.

Lo que no deben hacer es permitir que un “padre de la patria” use mal este dinero que les otorga el Congreso de la República, durante esta semana, en actividades proselitistas, en especial por aquellos que siempre andan en campaña o en busca de los problemas sociales que solo rinden réditos políticos.

Ojalá que los intereses particulares sucumban ante el bien común de la gente que espera más de este Legislativo, que ha vuelto a confiar en sus representantes. Escuchen, anoten y ejecuten.

tags