Temas

Opinión
Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Empoderar a la ONU será el mayor reto de la era Guterres

La ONU, surgida al final de la Segunda Guerra Mundial (1945) conforme su Carta fundacional, tiene por propósito preeminente el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

15 de Octubre del 2016 - 08:30 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

La ONU, surgida al final de la Segunda Guerra Mundial (1945) conforme su Carta fundacional, tiene por propósito preeminente el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Esa es su razón de ser. Su antecesora, la Sociedad de las Naciones o Liga de las Naciones, que surgió luego de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), fracasó precisamente porque fue incapaz de solventar la paz al desatarse la referida conflagración bélica de 1939. Desde su creación, la ONU, tiene ese papel en el mundo y aun cuando existe una montaña de críticas sobre la eficacia de su rol, sigo creyendo que sin su sola existencia, hace rato que el planeta hubiera quedado reducido a su temible involución. En el mundo de ayer como en el de hoy siguen habiendo conflictos, eso es verdad, pero también lo es que hoy, la ONU, en su calidad de sujeto del derecho internacional, es decir, actor con responsabilidad jurídica internacional, cuenta con un importante poder estratégico que le permite asumir un mayor protagonismo planetario. La ONU no puede subordinar su accionar a los Estados poderosos y ese será el primer gran reto de su nuevo secretario general, el portugués Antonio Guterres, a partir del 1 de enero de 2017. Por ejemplo, las riendas para organizar la acción internacional frente al terrorismo internacional no pueden estar en manos de las grandes potencias, hoy organizadas en el tamaño de una coalición internacional contra el Estado Islámico. Todo está bien, pero con una ONU empoderada y a la cabeza. Lo mismo en el tema migratorio y sus consecuencias (refugiados y desplazados) y otros más. No será fácil, pero es lo que corresponde a la ONU por su intrínseco poder de legitimación internacional, que es su mayor señorío, y eso no tiene por qué molestar a las grandes potencias. La ONU, por su Consejo de Seguridad, y no cada uno de sus 5 miembros permanentes por su cuenta, es la titular por antonomasia para velar por la paz en el planeta.

tags