Temas

Opinión

Enseñen un poco más de historia

Kauffmann Doig recuerda que si conociéramos la religiosidad de los incas, las tragedias de hoy pudieran haberse evitado.

22 de Febrero del 2017 - 09:33 Renato Sandoval

Hace un par de días leí en El Comercio una interesante entrevista al arqueólogo chiclayano Federico Kauffmann Doig, quien con sus 90 años encima mantiene una lucidez que muchos jóvenes envidiarían. A parte de desenmascarar a la dupla Toledo-Karp, el experto nos recuerda que pese a los años no hemos aprendido nada sobre los desastres naturales.

Kauffmann Doig recuerda que si conociéramos la religiosidad de los incas, las tragedias de hoy pudieran haberse evitado. ¿Cómo? Lo que pasa es que nuestros antepasados nunca habitaron las zonas riesgosas como pendientes o cauces secos porque con frecuencia El Niño arrasaba con todo.

En zonas rojas, los incas no construyeron en las faldas de los cerros porque los huaicos y los aluviones que caían con cierta periodicidad se llevaban todo a su paso. Entonces, por temor y creencia a sus dioses, construían monumentos como ofrendas para evitar el castigo divino. Es más, Kauffmann remarca que hasta hoy en día ciertos agricultores dejan hojas coca en las cimas.

Tampoco lo hacían sobre la llanura donde antes había transcurrido un río. Así el caudal se haya retirado por años y la vegetación cubierto el camino, nuestros antecesores no pusieron en riesgo sus vidas sabiendo que tarde o temprano volvería el afluente por su cauce normal. Fueron precavidos.

Pero, ¿qué pasó con la otra generación? Comenzó a retar a la naturaleza. Miren, en Chosica, cada uno o dos años caen huaicos y devastan parte de la ciudad. Vemos las tragedias por televisión y otros sienten en sus pies el lodo de los cerros. Pero, los pobladores no se mueven, prefieren arriesgar sus vidas porque no tienen dónde vivir (¿no es tonta esa contradicción?). En fin.

No hemos aprendido nada de nuestros antepasados, de una cultura que con sus carencias y creencias supo hacer una labor de prevención con mejor planificación que sus herederos. Hoy, incluso, hasta cultivan en las faldas de los ríos y una vez que estos crecen exigen la ayuda del gobierno. En vez de tanta climatología, ¿por qué no nos enseñan un poco más de historia? 

tags