Temas

Opinión

"Evo Morales sin reflejos: el caso del Silala"

​Creo que el presidente boliviano Evo Morales ha comenzado a destemplarse en su estrategia para enfrentar a Chile en la Corte Internacional de Justicia. La verdad es que comenzó muy bien pero en el camino han prosperado, a mi juicio, cuotas triunfalistas que podrían pasarle factura. Me explico.

09 de Septiembre del 2016 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Creo que el presidente boliviano Evo Morales ha comenzado a destemplarse en su estrategia para enfrentar a Chile en la Corte Internacional de Justicia. La verdad es que comenzó muy bien pero en el camino han prosperado, a mi juicio, cuotas triunfalistas que podrían pasarle factura. Me explico.

No es posible que lance la idea de invitar a la presidenta Michelle Bachelet para que visite los fríos territorios altoandinos por donde corre el Silala. Más allá de que la posición boliviana considera que tiene su origen en unos manantiales en territorio de Bolivia y que la pretensión de Chile es que la Corte lo declare un río internacional, lo cierto es que la invitación está desenfocada por una razón sustantiva. No es posible que Morales invite a la mandataria del país que los ha demandado. Eso es un disloque que refleja falta de mirada prospectiva con estrategia. Evo debe entender que Chile no es más el demandado que históricamente Bolivia había asumido y no lo es por su entera responsabilidad, pues en el mes de marzo de este año, Morales anunció al mundo entero que demandarían a Chile por este asunto, amén de mantener otro juicio, el de la negociación para una salida soberana al mar, donde la diplomacia altiplánica se había empoderado. El plato se volteó y ahora Bolivia debe afrontar la carga de ser increíblemente el Estado demandado.

El partidor jurídico es capital para alistar las estrategias de las partes y, en este punto, francamente Bolivia, por la falta de astucia de su presidente y en general de su diplomacia, va perdiendo uno a cero. Morales debería concentrarse en el primer proceso judicial, donde actúan como demandantes y donde, además, la Corte ha orientado su resultado preliminar conforme a la causa boliviana. La tesis de la victimización ya no daría resultados a Bolivia. Quizás, de haberse adelantado en demandar a Chile por el Silala, otro hubiera sido el cantar, pero no fue así.  

tags
Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Miguel Ángel Rodríguez Mackay