Temas

Opinión

Francisco sería el cruzado del siglo XXI

Las Cruzadas iniciadas por los Estados europeos, principalmente Francia y el Sacro Imperio Romano, tuvieron como objetivo inicial

26 de Agosto del 2017 - 08:51 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Luego de que en los últimos días, el terrorismo se ensañara contra España anunciando sus voceros por internet, que continuarán los ataques contra la que también denominan tierra Andaluz, geográficamente el sur de España, aunque debe entenderse a todo el país, por eso cometieron sus actos execrables en Barcelona, ahora el yihadismo, también por video, amenaza al papa Francisco, al que consideran un cruzado. Si asociamos el discurso del Estado Islámico, primero sobre España llamando a esta tierra, lugar de infieles y que, además, ahora buscan recuperar para restaurar el califato -la pretensión de fondo que jamás ocultan-, con la reciente declaración en contra del Sumo Pontífice, fluye por primera vez de manera indubitable el discurso esencialmente religioso. Las advertencias contra Francisco, el primer papa americano que desde que asumió la conducción de la Iglesia Católica y del Vaticano, su sede en Roma, están orientadas en identificarlo como el cruzado, digamos, del siglo XXI, al cual buscan aniquilar.

Las Cruzadas iniciadas por los Estados europeos, principalmente Francia y el Sacro Imperio Romano, tuvieron como objetivo inicial restablecer el control apostólico romano sobre Tierra Santa que fuera tomada por los turcos otomanos de Mahomed II, y se realizaron entre los años 1096 y 1291. Los miembros del Estado Islámico pareciera que están en una etapa de reacción frente a lo que consideran el atropello por la invasión de los europeos católicos. La Iglesia se había esforzado en transmitir que su único propósito era lograr la recuperación del Santo Sepulcro de Jerusalén. No obstante que el papa Juan Pablo II, en el año 2000, pidió públicamente perdón por los pecados cometidos en las cruzadas, haciendo saber a la humanidad que no ocurrirían nunca más y que, además, se esforzó en dar señales de ese cambio, a través del ecumenismo que Francisco también viene enfatizando, la idea del EI parece ser que el Santo Padre es la cabeza visible de esa actitud reaccionaria que mil años atrás fue implacable contra el avance musulmán que, en su propósito de conquista y proselitismo por toda Europa, fue frenado quedando en la península ibérica. Escenario complejo para Europa y el mundo.

tags