Temas

Opinión
María Cecilia Villegas

María Cecilia Villegas

​FuenteOvejuna

En un estado de derecho, un asesinato es un delito sin importar quién lo haya cometido

24 de Septiembre del 2016 - 08:20 María Cecilia Villegas

Fuenteovejuna, obra de Lope de Vega, relata el levantamiento del pueblo contra la autoridad. Levantamiento que acaba en asesinato. El famoso diálogo transcurre así:

“-¿Quién mató al Comendador?

-Fuenteovejuna, señor.

-¿Quién es Fuenteovejuna?

-Todo el pueblo, a una.”

Al hacerse todo el pueblo responsable del crimen, nadie lo es. Y eso es lo que debe haber estado pensando la Sala Penal de Apelaciones y Liquidadora de Bagua, al absolver a los 52 acusados por la muerte de 12 policías durante el Baguazo. La sentencia que los absuelve de los delitos de homicidio calificado, lesiones graves, motín, disturbios y daños agravados, considera que el Ministerio Público no ha logrado demostrar claramente a ninguno de los acusados como parte de la multitud que participó en los desmanes que derivaron en las muertes de los policías.

Las protestas se inician en rechazo a la política de inversiones del TLC con Estados Unidos. Los manifestantes demandaban la derogación de dos decretos legislativos al considerar que atentaban contra sus derechos territoriales. La madrugada del 5 de junio del 2009 ocurre un enfrentamiento entre los manifestantes y la Policía, que tenía como fin desbloquear la carretera Fernando Belaunde Terry, tomada por pobladores indígenas durante casi dos meses. Como resultado hubo 23 policías y 10 civiles muertos.

Entre los absueltos se encuentran, también, los dirigentes nativos Alberto Pizango y Santiago Manuín, acusados de haber sido los instigadores del Baguazo. La mayoría de los acusados que han sido absueltos pertenecen a las etnias awajún y wampis. Pero lo cierto es que ello no debería importar, ya que en un Estado de Derecho, un asesinato es un delito sin importar quién lo haya cometido. Que las víctimas sean representantes del Estado es un agravante. Un delito debe ser perseguido y sancionado y las víctimas tienen derecho a la justicia.

El ministro del Interior, Carlos Basombrío, ha salido a rechazar el fallo: “Nunca en la historia del Perú, ni siquiera Sendero Luminoso hizo una matanza de policías tan grande, sangrienta y atroz como la que ocurrió en Bagua”. Es una vergüenza que en el Perú, la Policía Nacional pueda ser maltratada, golpeada, asesinada en el cumplimiento de su deber y no haya responsables. La sentencia atenta contra la seguridad jurídica y el Estado de Derecho y todo haría indicar que tiene motivaciones políticas e ideológicas. Además, asienta la idea que tenemos los peruanos de que el Poder Judicial alienta la impunidad imperante en el país.

tags