Temas

Opinión

Guerra Fría en Siria

​El conflicto en Siria, donde EE.UU. y Rusia han cobrado gran protagonismo, a propósito de la reciente acusación de Moscú contra Washington de que estuviera patrocinando al Estado Islámico (EI), ya parece mostrar un típico escenario de la Guerra Fría que prevaleció luego de la Segunda Guerra Mundial (1945), en que ambos países mostraron una enorme rivalidad como característica esencial hasta su final, en 1989, con la caída del Muro de Berlín.

19 de Septiembre del 2016 - 06:47 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

El conflicto en Siria, donde EE.UU. y Rusia han cobrado gran protagonismo, a propósito de la reciente acusación de Moscú contra Washington de que estuviera patrocinando al Estado Islámico (EI), ya parece mostrar un típico escenario de la Guerra Fría que prevaleció luego de la Segunda Guerra Mundial (1945), en que ambos países mostraron una enorme rivalidad como característica esencial hasta su final, en 1989, con la caída del Muro de Berlín. Voy a explicarlo. La acción militar de EE.UU. contra el EI no ha tenido la eficacia mostrada por Rusia, cuyas acciones han estado decididas en defensa del régimen de Bashar al Assad, su aliado estratégico -Moscú mantiene una base naval en las costas de Siria-, a contracorriente de EE.UU. que en realidad busca derrocar al dictador sirio alawaita. El escenario geopolítico en Siria explica por qué Rusia no quiere perderlo y que por supuesto a Washington jamás le ha agradado. Cada vez que se ha debido pensar en cómo lograr el alto el fuego en Siria, tanto Moscú como Washington han adquirido notoriedad. Basta recordar el cuadro en la reciente reunión que sostuvieron en los márgenes del G20, en China, Barack Obama y Vladimir Putin, cuyo encuentro bilateral mostró el mentado fracaso para llegar a la tregua que pocos días después recién pudo prosperar. Rusia no es la superpotencia que fue durante la mentada Guerra Fría, pero es evidente que desde su final, jamás perdió poder militar e influencia regional. Con la autoridad de ser miembro del Consejo de Seguridad, los rusos han pedido una sesión urgente en este órgano de la ONU para examinar las razones que llevó a EE.UU. a efectuar un bombardeo que provocó 62 muertos en las filas militares sirias. Este choque de influencias en el marco del conflicto, además, ha mostrado otro equilibrio, aquel donde Washington se ha hecho de la vista gorda de las sanciones económicas que pesan sobre Rusia por anexar el territorio ucraniano de Crimea. Así están las cosas.

Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Miguel Ángel Rodríguez Mackay