Temas

Opinión

Humala-Heredia, en su hora final

​El pedido de prisión preventiva del fiscal Germán Juárez contra el expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, por el supuesto aporte de 3 millones de dólares por parte de la constructora Odebrecht al Partido Nacionalista, para la campaña electoral de 2011, es un golpe no solo a esta familia sino a todos los peruanos.

12 de Julio del 2017 - 07:30 Editorial

El pedido de prisión preventiva del fiscal Germán Juárez contra el expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, por el supuesto aporte de 3 millones de dólares por parte de la constructora Odebrecht al Partido Nacionalista, para la campaña electoral de 2011, es un golpe no solo a esta familia sino a todos los peruanos.

Aunque algunos por estas épocas prefieran ocultar la tinta indeleble que les marcó el haber votado -y respaldado- por el nacionalismo, la postura del Ministerio Público, tan igual como lo ocurrido con el exmandatario Alejandro Toledo, es clara y contundente sobre el peligro de huida de los fundadores del nacionalismo frente a su proceso por el presunto lavado de activos.

Será el juez Richard Concepción Carhuancho, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, quien se encargue de validar o no el sustento del fiscal Juárez sobre la posible fuga de quien gobernó el quinquenio pasado y de su acompañante, que se inmiscuyó en las labores del Gobierno.

Sobre el magistrado Carhuancho pesan unas de cal y otras de arena. Específicamente sobre Nadine Heredia, en abril de este año, este juez fue quien validó en primera instancia como pruebas del proceso las agendas que la ex primera dama quiso desconocer. Pero, en noviembre del año pasado, fue el mismo a quien la Ocma le abrió una investigación preliminar por haber otorgado permiso para que dicho personaje salga del país rumbo a Suiza, a ocupar su cargo en la FAO.

Hasta mañana hay plazo para que se aclare la situación legal de esta pareja, y por el bien de los gobernados, consideramos que es una buena oportunidad para que el Poder Judicial decida con absoluta independencia. Por lo demás, sería lamentable que tengamos a otro exmandatario detenido -o prófugo- por haber recibir dinero de dudosa procedencia. Esto debería llamarnos a la reflexión.

tags