Temas

Opinión
Editorial

Editorial

Inacción de autoridades ante mausoleo de SL

​El mausoleo de los terroristas muertos en los penales de Canto Grande y El Frontón no fue demolido, como prometieron las autoridades, y sigue siendo lugar de peregrinación de familiares de subversivos y de simpatizantes y activistas del Movadef y el Fudepp, quienes el último martes realizaron una misa y llamaron “héroes del pueblo” a los fallecidos.

03 de Noviembre del 2016 - 06:55 Editorial

El mausoleo de los terroristas muertos en los penales de Canto Grande y El Frontón no fue demolido, como prometieron las autoridades, y sigue siendo lugar de peregrinación de familiares de subversivos y de simpatizantes y activistas del Movadef y el Fudepp, quienes el último martes realizaron una misa y llamaron “héroes del pueblo” a los fallecidos.

Muchos han calificado este acto de apología del terrorismo y hay una condena mayoritaria a estos eventos, que pretenden reivindicar a terroristas que hicieron un daño mayúsculo a nuestra sociedad al tomar una carrera sin sentido hacia la destrucción y la muerte.

Sin embargo, más allá de cuestionar y rechazar a viva voz, hay que apoyar decididamente a que las medidas contra este tipo de manifestaciones se cumplan. La inacción de las autoridades es lo peor que puede ocurrir en estos momentos.

El Movadef y el Fudepp quieren aparecer con una versión edulcorada de Sendero Luminoso. Su intención es aparentar una imagen poco agresiva y conciliadora, sin estruendos y sin dejar cadáveres en su recorrido, con el objetivo de participar en las próximas elecciones. No obstante, su vinculación con el más grande genocida en la historia del Perú es algo evidente.

El Gobierno no puede convertir en un hábito mirar hacia otro lado y debe dedicarse a resolver temas importantes como este. Tiene que crear mecanismos para que el terrorismo no resurja. Por lo pronto, ese mausoleo debe demolerse “porque es una ofensa a las víctimas del terror”, como dijo el ministro Carlos Basombrío.

tags