Temas

Opinión
Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Iraq: ¿por qué bombardean Mosul?

​Mosul, la tercera ciudad más importante de Iraq, hoy todavía en manos del grupo terrorista Estado Islámico (EI), en las últimas horas ha sido bombardeada incesantemente por la coalición internacional que lidera EE.UU.

18 de Octubre del 2016 - 06:59 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Mosul, la tercera ciudad más importante de Iraq, hoy todavía en manos del grupo terrorista Estado Islámico (EI), en las últimas horas ha sido bombardeada incesantemente por la coalición internacional que lidera EE.UU. Los yihadistas pertrechados en este territorio del norte de Iraq sin duda que han sido debilitados. Para el EI este territorio es clave en sus aspiraciones para formar un califato entre los actuales Estados de Siria e Iraq. Mosul deberá ser recuperada, aunque a estas alturas lamentablemente parece una ciudad en completa ruina. Los extremistas han destrozado toda la milenaria cultura que allí se encontraba. Por ejemplo, desde que llegaron en mayo de 2014, han causado mil destrozos en los restos arqueológicos de Tell Hassuna, cuya antigüedad supera los 6000 años a.C. Para los yihadistas Mosul ha sido uno de los pocos territorios que les permitió ser vistos como una importante amenaza para la comunidad internacional. Mosul en Iraq, junto a Alepo en Siria, se convirtió en epicentro del Estado Islámico en su febril idea de formar en estas ciudades la génesis del denominado califato al que tanto aspiran. Esta ciudad, que fue tomada en apenas 6 días, hizo que las fuerzas iraquíes se retiraran hacia el norte del país cambiando dramáticamente el mapa geopolítico iraquí. Durante los dos últimos años los terroristas se expandieron a sus anchas por todo el norte de Iraq y esa ha sido una de las razones significativas para neutralizarlos con los recientes ataques. Cristianos y otros grupos humanos debieron desplazarse hacia el sur del país por la violencia extrema en esa zona. Tarde o temprano la ciudad de Mosul, con más de 1.5 millones de habitantes, muchos de ellos movilizados por la guerra, podría ser liberada y esa sería estratégicamente al mismo tiempo que una importante posibilidad para restablecer la necesaria presencia del Estado iraquí, un escenario de claro debilitamiento para el EI.