Temas

Opinión
Agustín Figueroa

Agustín Figueroa

Izquierda: ubicación espacial

Un lector perspicaz, de mirada muy aguda, me dice que mi tratamiento de la voz “izquierda” no es claro. Con mucha elegancia sugiere que tal vez no tengo el conocimiento necesario para analizar el marxismo leninismo y que tampoco tengo experiencia en el manejo de una organización comunista.

06 de Noviembre del 2016 - 07:28 Agustín Figueroa

Un lector perspicaz, de mirada muy aguda, me dice que mi tratamiento de la voz “izquierda” no es claro. Con mucha elegancia sugiere que tal vez no tengo el conocimiento necesario para analizar el marxismo leninismo y que tampoco tengo experiencia en el manejo de una organización comunista. El lector tiene razón. No tengo el conocimiento suficiente para este análisis y no tengo ninguna experiencia en el manejo de una organización marxista porque no soy ni he sido marxista y, por lo tanto, no he militado en ningún partido de esa ideología.

Yo me inicié en la democracia cristiana nacional e internacional. Empezaré de nuevo con la voz o palabra “izquierda”. La primera definición se refiere a la ubicación espacial: izquierda. Lo que está situado, con respecto al hombre, al lado del corazón. Dícese de lo que está en la mitad longitudinal del cuerpo humano que aloja la mayor parte del corazón. Esta definición espacial se aplica en el lenguaje coloquial con una connotación política de la siguiente manera: izquierda. En una asamblea política, parte de los representantes sentados a la izquierda del presidente. También es pertinente la siguiente acepción: En las asambleas parlamentarias, conjunto de los representantes de los partidos no conservadores ni centristas. Suele entenderse también con el sector político de una sociedad, de ideas progresistas en relación a las de la derecha. En esta acepción se mezclan conceptos de ubicación espacial con connotaciones políticas. Esta ha sido la causa de muchas interpretaciones contemporáneas de la palabra “izquierda”.

Desde mi punto de vista, la voz “izquierda” debe reservarse para las organizaciones de origen marxista leninista. Para evitar confusiones, debe calificarse como izquierdista a los que creen en la lucha de clases, entendida como lucha entre clases cuyos intereses son recíprocamente incompatibles o contrarios. Son de izquierda para mí los que están convencidos de que a partir de la esclavitud, la historia de todas las sociedades es la historia de la lucha de clases. En la traducción directa del ruso de Ludin-Rosental se enseña que el marxismo leninismo presenta una explicación científica de la lucha de clases como fuerza propulsora del desarrollo de la sociedad dividida en clases antagónicas, ha mostrado que la lucha de clases de la clase obrera desemboca necesariamente en la revolución socialista y en la instalación de la dictadura del proletariado, cuyo objetivo es la abolición de todas las clases y la creación de una sociedad sin clases, la sociedad comunista.

Los que participan de estas creencias, los comunistas deben ser clasificados como izquierda. Para ellos la dictadura del proletariado es el poder estatal del proletariado establecido tras la liquidación de régimen capitalista y la destrucción de la maquinaria estatal burguesa. Para ellos, la conquista de la dictadura del proletariado representa el contenido de la revolución socialista. Dicho de otra manera, solo los comunistas, que creen en lo antes citado, deben ser considerados de izquierda. Solo los que no se han percatado que la etapa contemporánea del imperialismo es la globalización capitalista que engloba, valga la redundancia, a Rusia y a la China junto a todos los países capitalistas.

Sendero Luminoso, el MRTA y Patria Roja, entre otros, son comunistas y deben ser incluidos en la izquierda. La voz “socialista” debería ser usada solo como un sinónimo de socialdemocracia, entendida como socialista no marxistas, partidarios de una política reformista en las democracias, especialmente en las democracias parlamentarias. La denominación de centro izquierda suele usarse en el caso de los socialdemócratas y similares, pero se basa en un concepto espacial, la centroizquierda está más cerca de la izquierda por su ubicación en un ámbito, pero puede entenderse como un marxismo menos radical.

Ese es el problema de los denominados Frentes de Izquierda. La confusión ideológica nace de la metáfora espacial. La socialdemocracia no es ni debe ser una postura comunista menos radical; la socialdemocracia no usa la lucha de clases ni cree en la dictadura del proletariado ni en la revolución socialista, que es la revolución comunista con otro nombre. Usando la voz “izquierda” de manera general, Antonio Zapata escribió en su libro Pensando a la derecha lo siguiente: “El mercado domina a tal grado la sociedad contemporánea que la misma izquierda se ha adaptado a su vigencia. Su planteamiento actual acepta la economía que ayer quería sustituir por la planificación central. Por ello, hoy no existe un pensamiento integral antimercado proveniente de la izquierda. Digamos que ha desaparecido la izquierda revolucionaria y la sobreviviente acepta postulados enmarcados en la economía de mercado”. Desde mi punto de vista, el autor de este texto es un socialista, en el sentido de socialdemócrata. Desde el léxico que propongo, izquierda es comunismo y centroizquierda es socialismo. El socialismo entonces no es un comunismo sin violencia; es otra ideología diferente si la pensamos como concepto y no como un espacio cerca del comunismo. Salvo mejor opinión.

tags