Temas

Opinión

Josef Maiman, el amigo de Toledo

​Esperemos que la colaboración eficaz a la que se ha acogido Josef Maiman no se trate de meros discursos anecdóticos sobre su relación amical con el expresidente y prófugo Alejandro Toledo, tal como su última entrevista a la agencia Efe. Sin embargo, lo dicho por el empresario es, entre líneas, un mensaje final para el exmandatario.

13 de Septiembre del 2017 - 07:30 Editorial

Esperemos que la colaboración eficaz a la que se ha acogido Josef Maiman no se trate de meros discursos anecdóticos sobre su relación amical con el expresidente y prófugo Alejandro Toledo, tal como su última entrevista a la agencia Efe. Sin embargo, lo dicho por el empresario es, entre líneas, un mensaje final para el exmandatario.

Tampoco se puede obviar que es lógico que Maiman defienda sus intereses para verse como una víctima y no perder del todo los beneficios que le pueda haber ofrecido el Ministerio Público. Por ejemplo, la versión de que fue engañado por Toledo se le podría creer a un iletrado, mas no a un eximio hombre de negocios.

De igual manera, aunque por ahora son detalles desconocidos, el empresario tiene cómo aportar documentación que termine por tumbarse la hipótesis toledista de la persecución política en su contra. La coima de Odebrecht existió y Maiman era un engranaje importante para que Toledo reciba el dinero, según la versión fiscal.

Esperemos que así como Maiman se muestra arrepentido de haber puesto el pecho por Toledo, tenga a bien entregar detalles de cómo el expresidente se enriqueció con dinero malhabido y no sugerir un trato diferenciado para su amigo, involucrado en uno de los casos de corrupción más hediondos del país.

Porque Maiman no solo defendió hasta el último momento a Toledo, sino que quiso engañar a la población peruana con su teoría de que con su plata hacía lo que quería y podía darle dinero a la suegra de su amigo. Una muestra de arrepentimiento frente a cámaras no lo exime de responsabilidad ante el país, sino más bien hay que recordar cómo es que sus empresas recibían los pagos ilegales de la constructora brasileña.

El señor Maiman por ahora mide sus palabras, y eso tiene poca validez para la justicia peruana. Esperemos que frente a los fiscales tenga la responsabilidad de aclarar el caso Ecoteva y la participación de Toledo, quien ahora sí no podrá argüir que su proceso es un revanchismo de los grupos de poder. A ver si su amigo le explica bien cómo poner el pecho. 

tags